La CNC ultima un «dossier» contra las petroleras por falta de competencia

El organismo reclamará más gasolineras en los hipermercados como fórmula para abaratar los precios

l.m.o.
madrid Actualizado:

L. M. O.

MADRID

La Comisión Nacional de la Competencia (CNC) vuelve a cargar contra los proveedores de gasolina. Hace más de un año, en septiembre de 2009, el organismo publicó el «Informe sobre la competencia en el sector de carburantes de automoción», en el que denunciaba Repsol YPF, Cepsa y BP copaban el 64% del mercado y que la escasa presencia de estaciones de servicio en los hipermercados impedía la oferta de precios más competitivos. Ahora, el organismo supervisor ultima un «dossier» que publicará este mes de febrero en el que evalúa la respuesta de las compañías a las deficiencias de competencia planteadas en aquel momento, reflejando escaso cumplimiento en las tareas encomendadas a las petroleras.

El texto llega en un momento marcado por el incremento del precio de los combustibles, que batió su récord histórico el pasado mes de enero, sin que se hayan alcanzado los máximos precios históricos marcados por el crudo en 2008, justo antes de que estallara la crisis. El documento, además, pondrá de manifiesto la «paradoja» de que cuando asciende el petróleo los importes de los carburantes se elevan «como cohetes», mientras que cuando desciende, los de la gasolina bajan a «la velocidad de una pluma descendiendo», o, en el peor de los casos, ni siquiera se reducen.

En concreto, el análisis sobre el mercado de los carburantes puso de relieve en 2009 que «el elevado grado de concentración existente, junto con las estrategias de los operadores y la existencia de barreras a la entrada y a la expansión de los mercados de distribución mayorista y minorista dan lugar a una relajación competitiva» entre las empresas. Al mismo tiempo, la CNC criticó las limitaciones a la entrada de otros operadores, obstaculizada por el modelo de gestión de la red de oleoductos en nuestro país, que se basa en «un monopolio propiedad de CLH».

La concentración de este mercado por parte de los tres únicos operadores con capacidad de refino en España (Repsol, Cepsa y BP) fue otro de los caballos de batalla del organismo encargado de la regulación de la competencia. Estas compañías «disponen de una importante ventaja respecto a otros competidores en el sector que deben importar el carburante y asumir, por tanto, los costes del transporte», destacaba el informe.

Como avanzadilla, ayer, el presidente de la CNC, Luis Berenguer, se refirió veladamente a las últimas operaciones realizadas en el sector —la compra por Cepsa de las gasolineras Texaco a Chevron— y recurrió al lenguaje cáustico para, una vez más, poner en evidencia el sistema de distribución de carburantes. La marcha de las multinacionales puede deberse a que están vendiendo en posición de dominio o «a lo mejor se van por la competitividad del mercado nacional, y a lo mejor hay quien se lo cree», señaló según Efe.

Derroche público

Berenguer realizó estas declaraciones en un acto convocado para presentar la «Guía sobre Contratación Pública y Competencia», informe que arremete contra las prácticas anticompetitivas en la licitación y concesión en los concursos públicos, una situación que supone un mordisco a las arcas del Estado de cerca de 3.000 millones de euros, de los 150.000 millones que supone la inversión total.

«Se observa que en ciertos contratos públicos, sobre todo en la mayoría de las comunidades autónomas, existe una tendencia a adjudicar contratos a empresas de la misma región», indicó Berenguer.