El turismo se recupera y recibe 4 millones de viajeros más en 2011

El ministro de Industria descarta, de momento, un IVA reducido para el sector

MADRID Actualizado:

El turismo demostró en 2011 por qué es el principal resorte de la magullada economía española. Frente al desplome generalizado de los indicadores, este sector, con un crecimiento notable en el número de visitantes internacionales durante el último año, es el único que camina firme tras dejar atrás el túnel de la crisis. El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, avanzó que a cierre del ejercicio las llegadas de viajeros crecieron un 8,1% hasta los 56,91 millones de turistas extranjeros, cerca de 4 millones más que en el ejercicio anterior (52,67 millones).

La cifra es positiva, en parte, porque ilustra la recuperación de un sector que ha emergido en poco tiempo, apenas meses después del retroceso sufrido en 2009 y 2010. Otra razón de peso es que ese impulso también se ha dejado notar en los ingresos, que se incrementaron un 8,1% hasta los 52.906 millones de euros.

Las comunidades autónomas más beneficiadas fueron Canarias (que recibió un 18,4% más de visitantes que el año pasado), Baleares (10,4%) y Valencia (7,5%). En el polo opuesto se encuentra la Comunidad de Madrid, que fue la única que registró dígitos negativos (con un descenso del 1%).

En la rueda de prensa posterior a la presentación de las estimaciones, el responsable de la cartera de Industria descartó la aplicación de un IVA reducido para el sector turístico. «No es el momento», apuntó Soria. Los ajustes presupuestarios que se necesitan para cumplir con el objetivo de déficit del 4,4% en 2012, que cifró en 36.000 millones de euros, impiden rebajas fiscales, aunque, como reconoció, serían un recurso «bueno para el sector». La decisión choca con una de las promesas del Partido Popular lanzada en las pasadas elecciones generales. Su programa electoral incluía la creación de un plan integral que abordara la «mejora de la fiscalidad» en el sector.

Otro de los frentes abiertos es la privatización de las compañías públicas, entre las que se encuentra una de las «joyas de la corona», Paradores. El ministro rechazó que exista un proyecto definido. Pero no descartó que «en un futuro» se impulse la «mejora de la gestión dando entrada a inversión privada».

Soria también tuvo palabras para la tasa turística catalana. «No es manera de competir». Y censuró el pago a «low cost» para mantener las rutas aéreas. «España ya tiene suficientes atractivos».