Trabajo maniobra para encarecer las prejubilaciones doradas de Telefónica
- ABC

Trabajo maniobra para encarecer las prejubilaciones doradas de Telefónica

El «castigo» se incluirá como enmienda en uno de los proyectos de ley que están en el Congreso

Actualizado:

La idea castigar las prejubilaciones viene de lejos, pero la complejidad de ponerla en práctica dejó la medida más de un año en el cajón del olvido hasta que ha llegado Telefónica y su plan para recortar el 20% de la plantilla de su negocio de telefonía fija e internet en España. Sólo unos días después de que la compañía hiciera públicas sus intenciones, el Ministerio de Trabajo ha desempolvado la vieja idea, de la que ya informó ABC, de castigar con más costes a las empresas que tengan beneficios y quieran reducir sus plantillas vía prejubilaciones.

La prejubilación ha sido uno de los recursos más utilizados hasta ahora

El objetivo que se persigue es que aquella empresa que tenga apuntadas ganancias en su balance corra con todos los gastos derivados de una prejubilación. Ahora, cuando un trabajador es prejubilado cobra de los servicios públicos de empleo la correspondiente prestación por desempleo a la que tienen derecho, una cifra que es descontada por la empresa de la indemnización que ha sido pactada, lo que supone, en la práctica, un abaratamiento de los costes del despido para las empresas. Esta situación es con la que ahora, aprovechando el caso de Telefónica, quiere terminar el Ejecutivo.

Las prejubilaciones son una de las opciones más utilizadas en los despidos colectivos pactados por empresas y sindicatos en España y ha sido uno de los recursos más usados durante la crisis. Los trabajadores que están más próximos a la jubilación, normalmente con más de 50 años, pierden su puesto de trabajo a cambio de una indemnización que normalmente excede de la legalmente fijada por la norma. Y cuando llegan a la jubilación lo hacen de forma precoz, antes de la edad legal, tras aplicar los correspondientes coeficientes reductores, lo que no les convierte en un sobrecoste para la Seguridad Social.

Trabajo quiere que la compañía de Alierta corra con todos los gastos

El departamento que dirige Valeriano Gómez quiere acelerar los trámites de forma que la compañía que dirige César Alierta corra con todos los gastos de sus prejubilaciones. Con este propósito, su departamento ha redactado un texto que pretende introducir como enmienda en dos de las normas que están en tramitación parlamntaria y con el proceso de enmiendas abierto: el Decreto Ley de Políticas Activas de Empleo y la Ley General de la Seguridad Social que reformó el sistema de pensiones, en el que, en un principio, se pensó en incluir la polémica medida, tal y como aconsejó el Pacto de Toledo. En este trámite el Gobierno espera contar con aliados para sacar el proyecto adelante, entre ellos el PP, que ayer ya se mostró favorable a limitar estas prejubilaciones porque «hay una contracción con el retraso de la jubilación a los 67 años».

«No es propio de una empresa socialmente responsable»

Trabajo negocia en estos momentos los detalles del «castigo» con empresarios y sindicatos en unas negociaciones que tendrán que delimitar qué tipo de empresas se verían afectadas, el número de trabajadores a partir de cual se pondrán en marcha la futura norma o el nivel de beneficios que se tomará como referencia para que una compañía tenga que asumir todo el coste de las prejubilaciones. Trabajo baraja el umbral de los 52 años para aplicar la medida.

Desde el Gobierno, ayer se virtieron mensajes contradictorios. En declaraciones a RNE, Gómez reconoció que Telefónica reúne las características de empresa que se verán obligada a sumir el coste de sus prejubilaciones. En referencia a la operadora explicó que «no es propio de una empresa socialmente responsable» que anuncie un ERE al mismo tiempo que establece un plan de incentivos «millonarios» para sus directivos. Más cauto fue el ministro de Fomento, José Blanco, que quiso desvincular el encarecimiento de los costes previstos del plan de Telefónica