Spanair recoloca solo a 8.000 de los 22.700 pasajeros afectados
Reclamaciones en Barajas - ernesto agudo

Spanair recoloca solo a 8.000 de los 22.700 pasajeros afectados

El cese de operaciones ocasiona la cancelación de 647 vuelos y provoca las críticas de los viajeros, descontentos con los billetes «de rescate»

Actualizado:

Un saldo de 647 vuelos cancelados hasta mañana y cerca de 22.700 personas afectadas es la estela que ha dejado a su paso la caída a plomo de Spanair. Una crisis que tiene como epicentro Cataluña, pero que se ha podido notar en todos los rincones de España e, incluso, en otros países, como Malí, Gambia y Marruecos, donde 340 viajeros permanecían ayer a la espera de encontrar vuelos alternativos.

En la terminal T1 de El Prat (Barcelona), donde la compañía que intentó reflotar la Generalitat tiene su sede social y su principal base de operaciones, el asombro por el abrupto cese de actividad de la aerolínea —justificado de nuevo ayer por su presidente, Ferran Soriano, por «motivos de seguridad» no concretados— era compartido ayer por trabajadores y afectados. Mientras los últimos pedían soluciones para sus viajes, los primeros ni tan siquieran sabían qué iba a pasar con sus empleos.

Los miles de pasajeros afectados acudían a los mostradores de facturación con preguntas no siempre bien resueltas. A última hora de la tarde, los pasajeros de más de 17 de los 27 vuelos de Spanair que ayer iban a salir de El Prat habían sido atendidos. Se intentaba recolocarles en otras compañías —con tarifas más bajas, «de rescate» que ofrecían Vueling, Iberia y Air Europa— y, en paralelo debían cursar sus reclamaciones para que la aerolínea les reembolsara en un futuro los billetes. Los pasajeros se quejaron de que a las tarifas de rescate, que oscilaban entre los 60, 90 y 100 euros, se les sumaban las tasas aeroportuarias.

Los viajeros de Barajas —donde una pequeña hilera partía del puesto de atención al cliente— también denunciaban que, en algunas ocasiones, las aerolíneas no aseguraban las plazas de reemplazo. Los resultados, de momento, han sido modestos: según se extrae de los datos ofrecidos por la compañías colaboradoras, Spanair ha recolocado solo a 8.034 pasajeros.

Por su parte, el mostrador de la aerolínea en el aeropuerto de Son Sant Joan, en Palma de Mallorca, mantuvo ayer sus puertas cerradas, mientras los clientes de la compañía se aproximaban para reclamar sus importes, aunque no se registraron aglomeraciones. La compañía tenía programadas cinco llegadas y seis salidas.

Con gran preocupación vive Canarias la situación, que afectó solo ayer a 1.400 pasajeros. Los sindicatos estiman en 160 los puestos de trabajo que quedaban en el aire. Eduardo, que trabaja en el vestíbulo del aeropuerto de Gran Canaria, relataba a este periódico cómo vio «salir llorando a varios de los que sienten que perderán su empleo a partir de ahora». Algo más de medio centenar de trabajadores decidieron encerrarse en esta terminal aérea como medida de presión y protesta.

Información elaborada por:

J. Guil (Barcelona), L. M. O. (Madrid), A. Limongi (Mallorca) y B. Sagastume (Las Palmas)