ENTRE 20 Y 30 CÉNTIMOS

Philip Morris vuelve a bajar los precios y recrudece la guerra del tabaco

Y. GÓMEZ
MADRID Actualizado:

La multinacional tabaquera norteamericana Philip Morris anunció ayer que recortará entre 20 y 30 céntimos el precio de sus principales marcas de cigarrillos, una decisión que recrudece la guerra de precios en la que ha entrado el sector.

En concreto, el precio del paquete de Marlboro, la marca estrella del grupo, bajará 25 céntimos, al pasar de 4,25 a cuatro euros, mientras que la cajetilla de Chesterfield reducirá su precio en 30 céntimos, hasta 3,70 euros, y la de L&M, bajará 20 céntimos, desde 3,60 a 3,40 euros.

Esta rebaja, que podría entrar hoy en vigor, es la segunda que lleva a cabo la compañía en apenas diez días. El pasado 19 de mayo Philip Morris recortó en cinco céntimos el precio de su marca más barata L&M, mientras subía el de Chesterfield también en cinco céntimos y mantenía el precio de Marlboro. Este movimiento provocó entonces la reacción de sus competidores British American Tobacco (BAT) y Altadis (Imperial Tobacco), que rectificaron el incremento de precios que habían efectuado previamente, abaratando sus principales marcas.

Tras la rebaja de ayer Philip Morris sitúa la cajetilla de L&M al mismo nivel que Pall Mall (BAT), que cuesta 3,40 euros, y diez céntimos por debajo de JPS, de Altadis, que se sitúa en 3,50 euros.

Esta guerra de precios se produce tras el desplome de la venta de cigarrillos, cifrada en el 23,5% en los primeros cuatro meses del año, tras la subida de los impuestos y la nueva ley antitabaco.

Hacienda, perjudicada

Esta rebaja de precios será sufragada principalmente por Hacienda, ya que, a diferencia de lo que ocurre en otros países europeos, la fiscalidad del tabaco en España está ligada fundamentalmente al precio, por lo que una caída de los mismos tiene importantes consecuencias en la recaudación tributaria. Además, el sector denuncia que se está produciendo un importante incremento del contrabando de tabaco, que puede suponer ya en el entorno del 6% del total.

Otro de los sectores afectados, es el de los estanqueros, ha convocado una reunión la próxima semana para analizar las consecuencias de esta guerra de precios.