Nissan, GM, Ford y Renault harán en España nuevos modelos

La flexibilidad de los turnos de producción y menores salarios lo han hecho posible

FRANCISCO DEL BRÍO
MADRID Actualizado:

La tecnología punta en las fábricas de automóviles y la profesionalidad de los trabajadores no era suficiente para poder mantener la producción de las plantas en España. Los fabricantes mundiales, que en 2010 echaron el resto en el diseño de nuevos modelos más eficientes y ecológicos han dado un paso más allá, pidiendo a los trabajadores una mayor flexibilidad en los turnos de trabajo, incluida la realización de más horas, y el mantenimiento o reducción de los salarios de los trabajadores. Sólo así ha sido posible mantener la producción en las fábricas más emblemáticas ubicadas en España.

Nissan confirmaba esta misma semana la fabricación de la furgoneta «pick up» en su planta en Barcelona, lo que garantiza su viabilidad durante una década. Esta decisión ha sido posible tras el acuerdo alcanzado con sus trabajadores de flexibilizar turnos y recortar salarios. Ha sido el último ejemplo, cuyos precedentes se encuentran en Audi y su opción de producir su modelo Q3 en la planta de Martorell, que comenzará a partir de la próxima primavera.

Igual ocurre con Renault en Valladolid o Ford en la localidad valenciana de Almussafes... Una tendencia que parece que está extendiéndose por toda Europa. Ayer mismo, el grupo automovilístico francés PSA Peugeot-Citroën confirmaba que había implantado en su factoría gala de Rennes un turno de noche con un novedoso sistema de flexibilidad, que trabajará más o menos horas en función de la demanda.

Este nuevo turno de noche, puesto en funcionamiento con motivo del lanzamiento del Peugeot 508, funcionará entre cero y 40 horas a la semana, en función de las oscilaciones de la demanda. Arrancará en febrero próximo y tendrá una duración de un año. Hasta el momento, un total de 600 trabajadores se han apuntado a este nuevo turno, que contará con un total de 800 empleados, a los que la empresa pagará una base de 28 horas semanales, si bien el salario será el correspondiente a 35 horas al tener en cuenta los pluses de nocturnidad.

La competencia asiática y sus condiciones laborales no han dejado otra opción. Lejos quedan las movilizaciones de los trabajadores del sector del automóvil demandando mejoras en turnos y retribuciones. Hasta el ministro Miguel Sebastián reconocía ayer que el «sacrificio» de los trabajadores puede evitar los despidos o incluso el cierre de las plantas de fabricantes que tienen sus centros de decisión en el extranjero. Su fórmula: el diálogo social.