El Gobierno niega la necesidad de un rescate
<a href="http://www.abc.es/fotos/20120411/luis-guindos-1502650054322.html">Luis de Guindos</a> - E. AGUDO

El Gobierno niega la necesidad de un rescate

La incertidumbre siguió ayer la prima de riesgo subió hasta los 434 puntos, el mayor nivel desde que Rajoy llegó a La Moncloa, y la Bolsa cayó un 2,9%

MADRID Actualizado:

Ni los Presupuestos Generales del Estado aprobados antes de las vacaciones de Semana Santa, que contenían un ajuste fiscal de 27.300 millones de euros, el mayor de la democracia entre recorte de gastos y aumento de ingresos, ni el recorte exprés del lunes de Pascua de otros 10.000 millones de euros han conseguido devolver la confianza de los inversores en la economía española. Varios miembros del Gobierno se dedicaron ayer a negar por activa y por pasiva que nuestro país vaya a necesitar un rescate de las instituciones europeas, al igual que pasó en Grecia, Irlanda y Portugal, pese a que los mercados parecen apostar por lo contrario.

El primero en negar ayer la mayor fue el ministro de Economía, Luis de Guindos, que intentó relativizar al asegurar que «hay que evadirse de la situación de los mercados para no perder el rumbo en una situación complicada en la que se deben compaginar dos cosas opuestas, como son el ineludible ajuste fiscal y la necesidad de fomentar el crecimiento económico y la creación de empleo».

Sobre la situación de la prima de riesgo, que escaló ayer hasta los 434 puntos básicos respecto al bono alemán a 10 años que sirve como referencia, Guindos admitió preocupación y aseguró que trabaja «de una forma relativamente rápida para que se vuelva a normalizar».

La vicepresidenta del Gobierno y portavoz, Soraya Sáenz de Santamaría, quiso trasladar igualmente, desde los pasillos del Congreso, un mensaje de tranquilidad al insistir que «este país cumplirá y saldrá adelante. Con el esfuerzo de todos, pero lo haremos».

Su colega en el Consejo de Ministros, el titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, se pronunció en la misma línea de defensa del programa de reformas emprendido por el Gobierno y añadió que «la salida de la crisis no es cuestión de días ni de hacer un anuncio puntual o dar una cifra, sino de generar la confianza suficiente en la capacidad de España para corregir los desequilibrios estructurales del pasado y garantizar la sostenibilidad financiera del Estado y sus servicios básicos».

Otro de los que terció ayer en el debate fue el Gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, asistente semanal a las reuniones del consejo de gobierno del Banco Central Europeo, en Fráncfort. Desde esa óptica privilegiada Ordóñez aseguró rotundo ayer, durante su intervención en el Foro de ABC, que «ni de lejos» ha escuchado hablar de intervenir la economía española en las reuniones a las que acude cada semana a Alemania.

La cuestión, según fuentes del mercado, es que los inversores dudan de que España sea capaz de llevar a cabo todos los planes de ajuste que ha anunciado dada la crisis económica y el aumento de la tasa de paro.

Sin embargo, y pese a toda esta riada de declaraciones, la realidad es que la incertidumbre continuó ayer en los mercados bursátiles, y no sólo en los españoles. En el caso del Ibex-35 el retroceso fue de casi el 3%, lo que sitúa el índice en niveles de hace tres años, y la prima de riesgo de la deuda española respecto al bono alemán escaló hasta los 434,77 puntos, su cota más alta desde que Mariano Rajoy está en La Moncloa y a niveles de noviembre, el más alto en el último año. La Bolsa española ha caído un 13,2% desde enero.

Los bonos españoles a 10 años se acercaron ayer peligrosamente al 6%, un nivel también desconocido desde noviembre. Todas estas alzas se producen en un mes en el que el Tesoro tiene previsto realizar subastas de deuda por importe de 23.894 millones de euros, lo que no hace presagiar nada bueno en materia del precio de esta colocación.

El lado menos malo de la situación es que las tensiones del mercado de deuda no afectaron solo a España, sino que la prima de deuda italiana subió ayer 32 puntos básicos hasta los 404 enteros, Irlanda escaló hasta los 521 puntos y Portugal hasta los 1.068 puntos.

Las Bolsas europeas también se tiñeron ayer de rojo ya que Milán retrocedió un 4,9%, París un 3,08% y Fráncfort se dejó un 2,49%.