La espantada de Stark y el temor a la quiebra griega hunden las Bolsas

El Ibex cae a niveles de marzo de 2009 y el cambio euro-dólar se desploma hasta mínimos de seis meses

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

MADRID

El mercado no da tregua. Tras un agosto turbulento en materia financiera, septiembre no ha empezado con mucho mejor pie. La inesperada dimisión del consejero alemán del BCE Jürgen Stark, y el retorno de las dudas sobre Grecia han puesto el broche final a una semana de infarto en las Bolsas europeas.

El Ibex 35 se dejó ayer un 4,44% hasta los 7.910 puntos y pierde un 6,5% en el cómputo semanal, hasta niveles de marzo de 2009. Aunque con menores caídas, el resto de parqués del Viejo Continente se vieron arrastrados por el mal comportamiento de los bancos y las aseguradoras cotizadas. El Dax, principal índice de la Bolsa alemana descendió un 4,04%, con Deutsche Bank, Commerzbank y Allianz liderando las caídas.

A mediodía, la advertencia de Goldman Sachs sobre la necesidades de capital de la banca europea cayó como un jarro de agua fría sobre los mercados. Y al cierre, la agencia Bloomberg dio a conocer las intenciones del Ejecutivo germano, que trabaja en «un plan de recapitalización de las entidades financieras en caso de que Grecia no consiga cumplir los requisitos del plan de rescate y caiga en el “default”», acrecentando las dudas de los inversores.

En Francia, el Cac-40 arrojó pérdidas que alcanzaron un 3,6%. Société Générale y Crédit Agricole, ambos con importantes posiciones en Grecia, sufrieron recortes del 10,58% y del 7,77%, respectivamente. Y en Reino Unido las cosas no fueron mucho mejor, con el FTSE perdiendo un 2,35% en una jornada marcada por la extrema volatilidad.

La prima de riesgo española no fue ajena a la situación de incertidumbre sobre la situación real del rescate griego y se situaba en 340 puntos básicos al cierre de esta edición.

Pero, ¿qué podía cambiar la tendencia del mercado? Sara Baliñas, de Analistas Financieros Internacionales (Afi) pone el acento sobre la unidad europea. «Los mercados necesitan acción y contundencia y esto solo es posible si hay un mayor compromiso europeo, una Europa más unida», apunta Baliñas. A su juicio, la dimisión de Stark deja al descubierto la división germana entre aquellos que apuestan por una solución europeísta y los que prefieren anteponer los intereses nacionales.

El euro, que se dejó ayer un 2% frente al dólar, alcanzando su nivel mínimo en seis meses, era «la única pieza que hasta ahora no encajaba en el puzle mundial», según Baliñas. Pese a la caída, la especialista de Afi no descarta que la situación se traslade a los mercados del otro lado del Atlántico.

Por su parte, los ministros de Economía del G-7 respaldaron en Marsella una «respuesta internacional contundente y coordinada» ante los «claros indicios sobre una ralentización del crecimiento económico mundial» . Estos «desafíos» subrayan la necesidad de concretar un «esfuerzo conjunto a nivel global».