LA OPOSICIÓN FUERZA LA CAÍDA DEL GOBIERNO

Eslovaquia rechaza ampliar el fondo de rescate

BRATISLAVA Actualizado:

Eslovaquia se confirma como la última china en el zapato de Bruselas. Su Parlamento rechazó ayer la reforma del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (EFSF) —que necesita la aprobación de todos los países de la eurozona— en una votación que el Gobierno había planteado como una moción de confianza directamente vinculada a su futuro.

El resultado deriva de la negativa de Libertad y Solidaridad (Sas), socio de la coalición gobernante, a respaldar la reforma, que será votada de nuevo esta misma semana. La primera ministra, Iveta Radicova, ya había avanzado que si la ampliación del fondo no prosperaba, el Ejecutivo plantearía esta segunda votación. El SaS rechaza los cambios en el EFSF al estimar que Eslovaquia no debería estar obligada a rescatar a otras economías de la eurozona. «Hemos salvado 200.000 millones de euros que irían a la salvación de los bancos privados», señaló después de la votación su líder, Richard Sulik.

El partido socialdemócrata en la oposición, el Smer, había prometido en los últimos días que en caso de derrumbe del Gobierno votaría a favor del fondo en la nueva votación, pero ayer, su líder, el ex primer ministro Robert Fico, aseveró que este momento no está clara la salida de esta crisis institucional, que «dependerá de las propuestas del gobierno saliente». Un nuevo plus de incertidumbre para una Europa abonada a los sobresaltos.