Juan Rosell admitió que el acuerdo salarial está más cerca que nunca - efe

CEOE renuncia a congelar salarios y abre la puerta a un acuerdo laboral

La patronal acepta subidas moderadas del 0,5% en 2012 y del 0,6% en 2013 y 2014

MADRID Actualizado:

Pequeño gran paso adelante en la negociación de la reforma laboral. Las conversaciones contra el reloj del pasado fin de semana han permitido que sindicatos y patronal dejen prácticamente cerrado un acuerdo en materia salarial para los tres próximos años, avance que podría conllevar nuevos acercamientos en otros aspectos hasta ahora enquistados de la estructura de la negociación colectiva.

CEOE ha cambiado su postura inicial de congelación de sueldos por otra de moderación. Según ha podido saber ABC, la patronal recomendará a las empresas en la negociación de los nuevos convenios una subida máxima del 0,5% para 2012 y del 0,6% para 2013, porcentaje que también se aplicaría en 2014, aunque en este caso dependiendo de la evolución de la situación económica. Además, los agentes sociales también parecen de acuerdo en impulsar los convenios de empresa, pero sin renunciar a otros ámbitos de negociación (provincial y sectorial) y han avanzado en la introducción en los convenios de criterios objetivos para fomentar la flexibilidad.

La revisión, punto caliente

Con el pacto sobre salarios casi en la mano, el gran fleco abierto sería ahora las cláusulas de revisión. CEOE rechaza tajantemente la aplicación para 2012 y 2013. En 2014 se recuperarían, pero fijando como referencia no el IPC español si no la media de la inflación de nuestro país y de la UE, y siempre y cuando esa media supere el objetivo del 2% que el BCE ha fijado como estabilidad de precios. Además, la patronal quiere que la compensación a los trabajadores por esta desviación de la inflación sea una paga única y no se consolide en los salarios para ejercicios venideros.

Que los avances son significativos lo confirmó ayer el secretario general de CC.OO., Ignacio Fernández Toxo, que habló de un acuerdo salarial «necesario y probable». El secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, fue un poco más lejos y también aseguró que confía en que esta semana se llegue a un acuerdo sobre convenios «por encontrarse ya en una fase avanzada», aunque matizó que quedan flecos, «que son los que suelen estropear las negociaciones».

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, también aseguró que «si alguna vez se ha estado cerca del final» en la negociación salarial «es ahora». En términos similares, el vicepresidente primero, Arturo Fernández, constató en declaraciones a ABC Punto Radio «un acercamiento», aunque reconoció que en la estructura de la negociación colectiva aún hay posiciones alejadas. Con todo, concedió que pasar «la patata caliente» al Gobierno no es lo que más conviene.

Los agentes sociales podrían cerrar un pacto antes del Consejo de Ministros del viernes, aunque se firmara oficialmente la próxima semana, para evitar que Rajoy termine legislando en una materia, la de los convenios, en la que nunca han admitido injerencias. Además, el consenso serviría de palanca legitimadora a una reforma laboral que, según confirmó ayer María Dolores de Cospedal, conocerá «avances importantes» en ese próximo Consejo. La secretaria general del PP también adelantó que la otra gran reforma pendiente, la del sistema financiero, «estará culminada en las dos o tres próximas semanas».

Un acuerdo laboral pactado en sus grandes líneas conseguiría atemperar el impacto de los datos de la próxima EPA —que se conocerán también el viernes— y serviría además para que Rajoy no acudiera a la decisiva cumbre del Eurogrupo del próximo lunes con las manos vacías o con una reforma cerrada a golpe de decreto.