Bosch espera superar los 50.000 millones en ventas este año

La empresa alemana ve de lejos la crisis y se plantea nuevos retos tecnológicos

MADRID Actualizado:

Con una de las cuentas más saneadas del sector de la automoción en 2010, en que mejoró sus ventas un 24% y obtuvo 3.485 millones de beneficios (un 7,4% más que en el año precedente), Bosch espera batir en 2011 su récord de ventas: se ha fijado como objetivo superar los 50.0000 millones, frente a los 47.258 millones de 2010, según su presidente, Franz Fehrenbach.

Tal vez sus planes se puedan ver afectados por la catástrofe de Japón, cuyos efectos en la compañía no se conocerán hasta dentro de varios meses, pero los datos del primer trimestre —las ventas crecieron un 15%— le hacen ser optimista. Su potencial se encuentra en su investigación (registra 15 patentes diarias) y como la mayoría de las empresas apuesta por crecer en el área Asia-Pacífico, donde destinará 2.000 millones en inversiones hasta 2013.

Pero también apuesta por los nuevos productos que sacará al mercado en breve. Fehrenbach ya ha desvelado la eMobility como futuro campo de negocio, al que ya están asignados 20 proyectos que entrarán en fase de producción antes de 2013.

A ello se suma su política de alianzas, como la recientemente firmada con Daimler para la fabricación de coches eléctricos, mediante una «joint venture» cuyo objetivo es el desarrollo, fabricación y comercialización de motores para todo tipo de vehículos eléctricos, que comenzará a funcionar a partir de 2012. Por estos motivos, en Bosch consideran que ya hay un «regreso rápido» a los niveles anteriores a la crisis, y que todas sus áreas de negocio están «en vías de crecimiento», confirmando que su apuesta por la «diversificación» ha sido la acertada.

Claves del crecimiento

Además de la diversificación, también se están cumpliento sus expectativas de internacionalización, junto con los buenos resultados de sus «hallazgos» en innovación, convirtiéndose estos elementos en la clave del crecimiento de la compañía.

El crecimiento económico en los países emergentes y la recuperación de la economía en la mayoría de los países desarrollados ha sido la base de sus resultados en 2011, al mejorar un 29% sus ventas en todos los componentes que fabrica (28.097 millones); un 30% en el área de técnica industrial (6.660 millones) y un 10% en el área de bienes de consumo, seguridad y comunicación (12.480 millones). En España sus ventas mejoraron un 3%, al lograr casi 1.500 millones de euros, y cerca de 1.800 millones en ingresos por exportaciones.