El ex presidente del F. C. Barcelona, Joan Laporta, presentando un acuerdo con la operadora emiratí Etisalat

España, objetivo de los «petrodólares»

Los inversores árabes aprovechan el precio creciente del petróleo para poner a las compañías energéticas, entidades financieras y equipos de fútbol en su punto de mira

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los inversores árabes no son del todo desconocidos en el mercado español. De hecho, con el paso de los años su presencia se extiende por nuevos y variados sectores, más allá de los equipos de fútbol.

En comparación con el resto de países, como Portugal, la presencia en el sector energético español es reducida. Destaca la compañía Oman Oil, del sultanato de Omán, con importantes participaciones en las infraestructuras energéticas de nuestro país. Así, posee el 5% de Enagás, el gestor técnico del sistema gasista y transportista único de la red troncal de gas natural.

Precisamente, Oman Oil también está presente en otra regasificadora, la de Sagunto, donde tiene el 7,5% de su capital. Este porcentaje podría aumentar, ya que Endesa ha puesto a la venta su 20% en esta regasificadora.

Además, la compañía del sultanato de Omán, creada en 1996, posee también un 10% de CLH, la antigua Campsa, que es la propietaria y gestora de la red de oleoductos de nuestro país.

Interesados en las cajas y en el ladrillo

En las últimas semanas, sin embargo, los inversores árabes han aparecido en los medios de comunicación ligados a las entidades financieras y, más concretamente, a su cartera de inversiones inmobiliarias. El “road show” con el que el Ministerio de Fomento pretende dar salida al «stock» del ladrillo con el que cargan las cajas de ahorros podría contar con los árabes como uno de los principales colectivos interesados.

Inversores de Dubai, Abu Dhabi, Kuwait y Doha están interesados en los activos de las cajas

Inversores de Dubai, Abu Dhabi, Kuwait y Doha también tiene a las entidades financieras, en pleno proceso de recapitalización, en el punto de mira. Aprovechando el encarecimiento del petróleo y, por tanto, el valor creciente de los petrodólares, los fondos se han mostrado dispuestos a adquirir participaciones, que dada la coyuntura del sector español pueden contar con un descuento de hasta el 50% sobre el valor de los libros.

En el ámbito deportivo, fue sonada la compra del club de fútbol del Málaga por el jeque catarí Abdullah Al-Tani, en el que prevé invertir más de 300 millones de euros. Además, a partir del mes de julio, el Barcelona llevará, por primera vez en su historia, publicidad de pago en su camiseta. Qatar Foundation pagará 150 millones al club culé para que exhiba su logotipo durante los próximos 5 años.