Andrés Manuel López Obrador, presidente de México
Andrés Manuel López Obrador, presidente de México - EFE

FCC y Acciona se quedan sin el aeropuerto en Ciudad de México

Acciona y FCC eran parte de un consorcio para construir la nueva terminal por 3.800 millones de euros

Ciudad de MéxicoActualizado:

El Gobierno de México ha cancelado este jueves oficialmente la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, una mega obra de unos 11.400 millones de euros en la que las españolas Acciona y FCC son parte de un consorcio que tiene adjudicado un contrato para construir la terminal por 84.828 millones de pesos (unos 3.800 millones de euros). « Se ha empezado la negociación con los contratos para darlos por terminados anticipadamente», dijo Javier Jiménez Espriú, el secretario mexicano de Comunicaciones y Transportes durante una rueda de prensa celebrada el jueves.

La obra, completada al 30%, dio comienzo en febrero de 2015 durante el gobierno del entonces presidente Enrique Peña Nieto, cuyo mandato terminó el 1 de diciembre. Sin embargo, el nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, puso el futuro del proyecto a consulta en un referéndum en el que el 69,9% de los votantes optaron por suspender la obra. Apenas 1,7 millones de mexicanos (un 1,9% del censo electoral) participaron en la votación, sin embargo, López Obrador ya avanzó entonces que acataría la decisión tomada por los ciudadanos.

Durante la campaña electoral, el presidenteprometió que cancelaría la construcción del nuevo aeropuerto porque el coste era, en su opinión, excesivamente elevado y la obra se encontraba supuestamente plagada de corrupción, a pesar de que López Obrador no ha presentado ninguna prueba que evidencie que los contratos hayan sido otorgados a cambio de sobornos o dádivas. México, no obstante, es el país 123 en el que los ciudadanos tienen mayor percepción de corrupción gubernamental, según un índice publicado por Transparencia Internacional.

A la fecha, el Gobierno mexicano ha adjudicado más de un centenar de contratos por un total de 8.000 millones de dólares -un 61.5% del coste total- para construir el nuevo aeropuerto, diseñado por Norman Foster. Además de Acciona y FCC, otras empresas españolas que estaban involucradas en el proyecto y que serán afectadas por la cancelación son Sacyr y Aldesa. Sacyr, por su parte, había conseguido un contrato por 62,5 millones de euros para realizar la cimentación, mientras que Aldesa formaba parte de un consorcio para edificar la torre de control por unos 53 millones de euros.

Antes de anunciar la suspensión definitiva del millonario proyecto, el Gobierno mexicano alcanzó en las últimas semanas un acuerdo para recomprar 1.800 millones de dólares de los 6.000 millones de dólares que emitió en bonos y que fueron adquiridos por inversores internacionales para financiar la obra. Una vez cerrado el acuerdo para recomprar los bonos, con el que planea evitar posibles litigios por parte de los inversores, la administración de López Obrador pasa a cancelar o negociar la terminación de los contratos adjudicados.

Por el momento, el presidente ha reiterado en varias ocasiones que el país cumplirá con todas las estipulaciones previstas en los contratos en caso de que el gobierno decidiera poner fin a la obra.