El ministro de Economía, Rodrigo Rato, intervino ayer en el Foro de Davos. Ap

El FMI vuelve a reducir su previsión de crecimiento de la economía para 2001

El Fondo Monetario Internacional (FMI) arrojó ayer un «jarro de agua fría» sobre las expectativas de la economía mundial al anunciar en el Foro Económico Mundial que se celebra en la localidad suiza de Davos una fuerte reducción de sus previsiones de crecimiento para 2001, a causa de la desaceleración, mucho más importante de lo previsto, de la actividad en Estados Unidos.

DAVOS (SUIZA). Efe, Afp
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El director general adjunto del FMI, Stanley Fischer, dijo ayer que «está claro que el crecimiento económico mundial se ha frenado. Nuestra estimación se verá reducida de forma significativa, en torno al 3,5 por ciento».

Estas declaraciones se producen 48 horas después de que el presidente de la Reserva Federal estadounidense (Fed), Alan Greenspan, diera un aviso sobre la ralentización de la economía norteamericana. A la vista de los datos que maneja su institución, «tenemos un descenso muy pronunciado (de la actividad económica) y, de hecho, estamos probablemente cerca del 0 (de crecimiento) en estos momentos», declaró.

El FMI estimó en el verano de 2000 que el crecimiento económico mundial sería este año del 4,2 por ciento, pero ya en sus previsiones del mes de septiembre, el Fondo subrayó que éstas podrían ser revisadas a la baja si los precios del petróleo se mantienen en un nivel elevado.

RATO: NO HAY RECESIÓN EN EE.UU.

Entre los asistentes a este foro se encuentra el vicepresidente primero del Gobierno, Rodrigo Rato, que también se refirió a los temas más importantes sobre los que discute este año en Davos, como la ralentización de la economía estadounidense, de la que dijo que se dejará notar en la UE como en todo el mundo.

Sin embargo, consideró que «los márgenes de maniobra de la Administración estadounidense y de sus autoridades monetarias son lo suficientemente amplios como para evitar una recesión profunda y larga». Rato dijo que «hay que poner las cosas en su sitio», pues si EE.UU. tuvo un crecimiento del 5 por ciento en 2000 y las previsiones para este año lo sitúan en un 3 por ciento, «no estamos ante una situación que podamos calificar de recesión».

El ministro de Economía dijo «que uno de los retos más importantes que tiene la UE en el futuro» es seguir el camino abierto con el acuerdo de libre comercio firmado en julio pasado con México y concluir otro con el Mercosur (Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay).

La conclusión de estos tratados económicos hará que la UE «forme parte y sea protagonista de un proceso muy importante de crecimiento y consolidación social en Iberoamérica». Estados Unidos quiere tener concluido en 2005 el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA).

UNA CE MÁS DINÁMICA

España accederá a la presidencia europea en el primer semestre del año 2002 y Rato espera que en ese periodo «se pueda avanzar lo más posible» para llegar a esos acuerdos económicos. Rato hizo hincapié en que «la voluntad española es alcanzar ese acuerdo lo antes posible; sabemos que la Comisión Europea está trabajando en ello y entendemos que debería ser una prioridad para todos los países europeos».

El ministro de Economía hizo referencia durante su intervención al papel de la Comisión Europea y después señaló a los periodistas que dicho papel «puede ser más dinámico y, seguramente, ésa no es responsabilidad» sólo de esta institución, sino también de los Gobiernos. Añadió que la Comisión es «una institución básica» en los grandes avances que se han dado en la historia de la integración europea.