Airbus, Boeing y el banco Sabadell también prohíben a sus empleados el juego en sus instalaciones
Airbus, Boeing y el banco Sabadell también prohíben a sus empleados el juego en sus instalaciones - AFP

Volkswagen prohíbe Pokemon Go por miedo al espionaje industrial

Las empresas de aeronáutica Airbus y Boeing, junto al banco Sabadell también prohíben a sus empleados el juego en sus instalaciones

CORRESPONSAL EN BERLÍNActualizado:

Alemania fue la pasada primavera el país europeo al que primero llegaba Pokemon Go y ha sido un alemán el primer jugador en alcanzar el nivel 40, pero el furor por el juego está tornando ya en prevención y una empresa alemana, el fabricante de automóviles Volkswagen, ha sido ahora la primera del país en prohibirlo en sus instalaciones por sospechar que está siendo utilizado para el espionaje industrial.

Los portavoces de la empresa aseguran que no se trata solamente del tiempo perdido y la distracción de sus empleados. A través del GPS, el juego utiliza la localización del lugar para adaptarlo a la realidad virtual y permite a cualquiera que conecte desde el exterior con ese teléfono acceder a un conocimiento constante de la localización y de su entorno. La app obliga al usuario a activar su cámara para capturar un Pokémon, con lo que tiene acceso a una imagen que, gracias al movimiento de búsqueda del teléfono, permite construir una copia tridimensional. La información que recogen en este proceso los jugadores se almacena en los servidores de Niantic, que se reserva el derecho de compartir esa información, por lo que puede legalmente traspasar a terceros los datos.

Las empresas de aeronáutica Airbus y Boeing, junto al banco Sabadell también prohíben a sus empleados el juego en sus instalaciones, por lo que lentamente se desarrolla una resistencia a Pokemon Go completamente contraria a las políticas corporativas implementadas hace solo un par de meses. Recordemos que firmas como Mercedes-Benz llegaron a generar Pokeparadas en sus concesionarios para atraer visitantes y que muchas empresas se han sumado a la fiebre Pokemon Go con la esperanza de servirse de su tirón. La tendencia ahora es exactamente la contraria.

Los aeropuertos alemanes han prohibido ya a Pokemos Go situar A sus criaturas más allá de los controles de seguridad, amenazando a Niantic con severas multas. Las 23 sucursales del banco Neuss de Düsseldorf se han quejado de fugas de datos que atribuyen al juego y en esta misma ciudad ha debido ser cerrado al tráfico el puente Girardet debido a que la alta concentración de usuarios en las «Pokeparadas» de sus dos aceras impedía físicamente el tránsito de los vehículos.

Otro motivo del cambio de percepción del juego en este país es el mal gusto que ha mostrado Niantic al situar al Pokemon denominado “Koffing” en el recinto del mortífero campo de concentración nazi de Auschwutz. Las autoridades responsables del complejo solicitan a los visitantes que eviten el juego por respeto al más de millón de personas que fueron exterminadas en estas instalaciones situadas en Polonia, pero aun así muchos turistas no se resisten a llevarse el polémico souvenir.