El mediático economista estima un recorte total de 11.000 millones
El mediático economista estima un recorte total de 11.000 millones - EFE

«Viviremos peor que en 2006 y sin expectativas de volver a la alegría»

El mediático Santiago Niño-Becerra (Barcelona, 1951) acaba de publicar «Mails: Lo que ustedes me cuentan (y mis respuestas) acerca de lo que más les preocupa», un recopilatorio de las cientos de consultas de sus lectores y seguidores

MadridActualizado:

El economistaSantiago Niño-Becerra(Barcelona, 1951), autor de la trilogía «El crash del 2010», «Más allá del crash» y «Diario del crash», y con fuerte tirón mediático, vuelve a la palestra con «Mails: Lo que ustedes cuentan (y mis respuestas) acerca de lo que más les preocupa». Un volumen recopilatorio de las consultas más llamativas de sus lectores y sus respuestas a las mismas. Por sus páginas desfila la actualidad (la crisis brasileña, las tensiones entre China y Hong Kong,...), con las inquietudes en torno al empleo, las pensiones o la recuperación económica. Escéptico, algo pesimista, y muy crítico con la realidad, Niño-Becerra sigue fiel a sí mismo:

Al fin, parece que termina el bloqueo político en España, ¿qué deberes le esperan al próximo Gobierno?

Lo que pienso es cómo puede haber alguien que, con este panorama, quiera ser miembro del Gobierno. Primero, se va a encontrar con que debe elaborar un presupuesto nuevo. En segundo lugar, y suponiendo que la tasa de crecimiento se cumpla, va a tener que recortar hasta 11.000 millones de euros: En 2017 unos 5.500 millones y, durante 2018, otros 5.500 millones. Ahora, si las tasas de crecimiento son menores, habrá más recortes.

Precisamente en su nuevo libro habla de recortes...

Creo que la tasa de crecimiento prevista no se va a cumplir; de hecho, el FMI la tiene más baja. Pienso que va a haber subidas de impuestos (IBI, copagos...), y que los recortes vendrán por el lado de la sanidad, la educación y las pensiones. Sobre todo,de las más altas (sobre un 20%, según algunas estimaciones). Si el próximo Gobierno se ve forzado a recortar pensiones, estas serían las más altas aunque no es una solución. Estamos hablando de que la Seguridad Social cerrará este año con un déficit de 15.000 millones de euros y, en 2017, de 19.000 millones. Lo que tendrá que financiarse con impuestos, recortes más duros o una mezcla de ambas.

Otro de los temas que atraviesa su libro son las pensiones, ¿qué futuro tiene el sistema español?

No sólo el español, todos los sistemas de pensiones de Europa, e incluso, el de Estados Unidos tienen un problema: los supuestos sobre los que se hicieron han muerto. Es decir, el pleno empleo, los salarios indexados a la inflación o la esperanza de vida de 10 años máximo tras la jubilación. El sistema ya no aguanta.

En el caso de España, el problema es más grave: Muy poca población tiene capacidad de ahorro y, al ser bajos los salarios medios, las bases de cotización son menores y esto repercute en los ingresos de la Seguridad Social. Con el tiempo se pondrá en marcha una pensión básica o mínima y, a partir de ahí, quien pueda ahorrar que lo haga.

Estos días presenta su nuevo libro «Mails», ¿cómo surgió la idea de recopilar las consultas de sus lectores?

Desde hace un par años, el número de comentarios o preguntas se ha disparado, y no sé por qué me dio por almacenar los más interesantes. Luego los he publicado con mis respuestas ampliadas, ya que creo que es un barómetro muy significativo de las preocupaciones de la ciudadanía.

Usted es muy crítico con la realidad y afirma en el libro que la recuperación todavía no es completa...

Estamos ante una crisis sistémica, y la salida no va a ser volver al año 2006: A corto y medio plazo, no vamos a regresar. Falta todavía y cuando lo hagamos, la situación será de mucha escasez. Me refiero a la Sociedad 1/3 (ver despiece), y al concepto del expresidente del Deutsche Bank Akerman, de Nueva Normalidad. En una palabra, viviremos peor que en los años 2005 y 2006 y sin expectativas de volver otra vez a la alegría.

España ha prorrogado los Presupuestos y remitido una previsión de déficit superior a la que marca Bruselas, ¿no hay peligro de que la UE pierda la paciencia?

Si España fuera Portugal o Grecia, le diría que tal vez. Pero con un PIB de más de un billón de euros, puede hacer daño. A partir de ahora, cada tres meses, España tendrá que rendir cuentas. La alternativa es irse y fuera hace mucho frío, aunque tampoco interesa porque tenemos un volumen de deuda exterior del 150% del PIB y somos muy dependientes.