Viviendas vacías en España
Viviendas vacías en España - LUIS CANO/ ABC

Las viviendas vacías apenas están en las ciudades con problemas de alquiler

Solo un tercio están en localidades de más de 100.000 habitantes, muchas de ellas en mal estado o ruinoso

Actualizado:

La idea del Gobierno socialista de pretender desinflar la burbuja del alquiler en las grandes ciudades mediante un gravamen a las viviendas vacías topa con la realidad de que la mayoría de ellas, más de dos terceras partes, están en localidades de menos de 100.000 habitantes, con menor o ninguna presión por el alza de precios. Y muchas están en un estado deficiente o ruinoso que las aleja de la posibilidad de salir al mercado.

La propuesta del Ejecutivo de Pedro Sánchez cuenta con varios obstáculos de partida, más allá de la oposición de los expertos que ven esta medida coercitiva contraproducente para el objetivo último de enfriar el precio del alquiler, o directamente una injerencia en la propiedad privada. La primera cuestión consiste en definir qué considera una vivienda vacía. El segundo problema es contar esos inmuebles.

El actual registro más detallado de viviendas vacías es el elaborado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) en el censo de 2011, un extenso trabajo que no tendrá actualización hasta 2021. El INE considera una vivienda familiar desocupada o vacía cuando no es la residencia habitual de ninguna persona ni es utilizada de forma estacional, periódica o esporádica por nadie.

En España, según ese censo, hay 3.443.365 viviendas vacías. Supone el 13,7% del total del parque nacional. Pero no todos esos inmuebles están disponibles para sacar al mercado del alquiler. La sexta parte está en un estado deficiente, malo o directamente ruinoso. Quedan, por tanto, 2,8 millones de viviendas vacías en buen estado en toda España.

Abandono y despoblación

Sin embargo, esas viviendas no están mayoritariamente en suelos de las ciudades con problemas del alquiler. Tan solo la décima parte de todas las viviendas vacías en España está en las grandes ciudades, las de más de 500.000 habitantes. En todas ellas, el porcentaje de las desocupadas es inferior al de la media nacional. En Madrid capital, por ejemplo, el porcentaje de viviendas vacías es del 10%. En Barcelona capital, del 11%, y de ellas, la sexta parte está en un estado de inhabitabilidad.

Si contamos a todas las localidades de más de 100.000 personas, su parque de viviendas vacías supone el 30% de las de toda España. Lejos de poder servir para enfriar la burbuja del alquiler, en localidades que han sufrido las subidas más elevadas el porcentaje de las deshabitadas es de los más bajos. Así, por ejemplo, en Palma de Mallorca, las viviendas vacías son el 9%, y la quinta parte de ellas es inhabitable en su estado actual. En San Sebastián, otra ciudad de alquileres encarecidos, suponen el 6%.

La mayor parte de las viviendas vacías, el 70%, están en municipios de menos de 100.000, con menor o ninguna presión con los precios del alquiler. En el censo elaborado por el INE, además, hay que tener en cuenta que entran viviendas abandonadas y de pueblos en paulatina despoblación. En algunos casos las viviendas vacías son más de la mitad del parque total. Es decir, muy alejadas de una potencial salida al mercado del alquiler. Ni siquiera de venta.

Villaseca de Henares (Guadalajara)
Villaseca de Henares (Guadalajara) - DE SAN BERNARDO

Tampoco las viviendas vacías son sinónimo de promociones construidas durante la burbuja de la construcción. Solo una tercera parte del total nacional de viviendas vacías fueron levantadas en los 90 y la primera década de este siglo.

Medidas coercitivas

El Gobierno socialista tiene previsto ajustar una definición propia para elaborar un registro a partir del cual fijar un eventual el gravamen. Una vez tenga la cifra, «analizará» la posibilidad de establecer medidas coercitivas, según matizó la secretaria de Estado de Vivienda, Helena Beunza. Alegó que no está en la agenda inmediata del Gobierno, y que implementará antes medidas para incentivar la salida de viviendas al mercado.

Las críticas no se han hecho esperar. En un foro de vivienda organizado esta semana por Europa Press, los expertos cuestionaron una medida que consideran contraproducente para enfriar los precios del alquiler. Desde quienes señalan que «toda restricción que se introduce en el mercado lo que hace es subir los precios» (Juan Fernández-Aceytuno, presidente de la Sociedad de Tasación), a quienes consideran que «si se quiere sacar al mercado las viviendas vacías hay que aprobar incentivos, no medidas restrictivas» (Beatriz Toribio, directora de estudios de Fotocasa), o quienes creen que «el incremento de los precios del alquiler se está produciendo porque existe una falta de suelo en las grandes ciudades» (Pedro Soria, director comercial de Tinsa), informa Guillermo Ginés.