Construcción de viviendas en Córdoba - VALERIO MERINO | Vídeo: Suben el salario mínimo y las pensiones, pero también el precio de la vivienda y los carburantes (ATLAS)

La vivienda se encarece un 5% en 2018 y se dispara en las grandes ciudades

Once capitales de provincia registran incrementos superiores al 10%

MADRIDActualizado:

La vivienda repuntó un 5% en 2018 y acumula ya dos años y medio subiendo de forma ininterrumpida. Así lo indica el informe sobre vivienda terminada del último cuatrimestre, publicado ayer por la consultora inmobiliaria Tinsa, que también refleja una expansión de los repuntes del ladrillo más allá de Madrid y Barcelona, los grandes motores del sector en los últimos años. De hecho, las capitales de provincia que experimentaron una subida mayor de los precios en el último año fueron Valencia (16,8%), Málaga (15,4%) y Tarragona (15,1%).

Todas las comunidades muestran subidas en el precio de la vivienda en el último año. Y un total de once capitales de provincia registran alzas del 10% o más. Entre ellas se encuentra Madrid, donde el ladrillo repuntó un 14% pese al incremento acumulado desde 2015. Barcelona, por su parte, mostró un comportamiento más discreto. Aún así, registró un encarecimiento del 8%.

Avisos de desaceleración

La subida de los precios, que se mantienen al alza pese a que distintos expertos del sector advertían este año de una desaceleración, está provocando un endurecimiento del acceso a la vivienda. Según el informe de Tinsa, los españoles destinan de media el 17,2% de sus ingresos familiares a afrontar el primer año de hipoteca. Existen importantes diferencias geográficas. Baleares (23,5%), Málaga (22,2%) y Barcelona (18,2%) son las provincias en las que se realiza un mayor esfuerzo financiero. En Soria, Castellón y Palencia, por contra, este indicador apenas supera el 12%.

Las diferencias entre provincias, sin embargo, se acortan. Hace un par de años, las fuertes subidas de la vivienda se localizaban casi en exclusiva en Madrid, Barcelona y regiones costeras. Ahora, provincias como Ciudad Real, Burgos y Guadalajara muestran incrementos superiores al 11%. Subidas inéditas que también se están produciendo dentro de las grandes ciudades.

En Madrid, por ejemplo, distritos que antes mostraban un menor dinamismo, como Villaverde y Ciudad Lineal, ahora reflejan repuntes de precios superiores al 20%. Un ritmo de crecimiento que también se observa en barrios valencianos como Rascanya, L’Olivereta, Camins al Grau y Poblados del Norte. Y en Barcelona, los distritos de Sant Andreu (18%) y Gràcia (13,7%) sobrepasan los dos dígitos de subidas.

Tinsa destaca en su último informe que, a pesar de estos incrementos, la vivienda todavía se mantiene muy alejada de máximos. A nivel nacional, el precio de las casas es hoy un 34,7% inferior al de 2007. Y, desde los niveles mínimos de 2015, la revalorización apenas es del 11%, según la consultora. Baleares (-21,4%) y Madrid (-27,5%) son las dos regiones que mantienen menos diferencias con los máximos de hace once años. En el extremo opuesto se sitúan Castilla-La Mancha (-52,3%) y La Rioja (-50,3%), donde las casas todavía valen menos de la mitad.

La rentabilidad del alquiler

A diferencia de la compraventa, en el mercado del alquiler sí se está produciendo cierta desaceleración en las grandes ciudades. Según los expertos, esto se explica porque las familias tienen un presupuesto máximo para afrontar el alquiler que ya está siendo sobrepasado en ciudades como Madrid y Barcelona.

El informe sobre tendencias del mercado inmobiliario, presentado precisamente ayer por Sociedad de Tasación, no muestra un descenso de las rentas, pero sí de la rentabilidad del arrendamiento. Según el documento, en Madrid y Barcelona el rendimiento del alquiler cayó un 2,3% y un 6,9% respectivamente en 2018. Resultados que contrastan con la media nacional, que se situó en el 8,12% tras registrar un aumento de la rentabilidad del 3,8% el año pasado.

Según Sociedad de Tasación es en Huelva (9,61%), Toledo (8,82%) y Valencia (8,57%) donde el alquiler está ofreciendo actualmente una rentabilidad más alta.