VITALDENT

Vitaldent recupera la sonrisa: planea abrir hasta 24 nuevas clínicas este año

La compañía supera la intervención judicial, tras la compra por Javier Botín e invierte en innovación introduciendo el diagnóstico a través de imágenes tridimensionales

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Las empresas como las personas pasan por diferentes etapas, disfrutan de las mieles del triunfo y, a veces, deben superar situaciones difíciles. De esto último saben algo en Vitaldent, la red de clínicas dentales nacida en 1989, cuando su expresidente Ernesto Colmanfue detenido en agosto de 2016 junto a la antigua cúpula de la multinacional, acusado de blanqueo de capitales, falsedad documental, estafa y delitos contra la Hacienda Pública por un montante de 17,2 millones de euros anuales.

De forma, que la multinacional - cuenta con unas 100 clínicas en Italia- se administró judicialmente hasta que fue adquirida el 8 de noviembre de 2016 por JB Capital Markets, presidida por Javier Botín, hermano de la presidenta del Banco Santander Ana Patricia Botín, por 18,5 millones de euros y tras la inyección de 40 millones de euros más. El hermano de la presidenta del Santander es el accionista mayoritario en la actualidad, con casi el 100% del capital. En su momento, la empresa llegó a estar valorada en 350 millones de euros.

Como ha reivindicado su actual CEO y director general, Javier Martín, «está en nuestro ADN que nunca ningún paciente se quede sin atender» y, como prueba, añade lo sucedido en aquellos meses difíciles tras la detención de Colman: «Nadie nuevo entraba en Vitaldent, no se hacía caja, pero se sacó adelante el 100% de los tratamientos», ha añadido Martín quien se incorporó a la compañía en enero de 2017. Precisamente durante la primera mitad de aquel año tuvo que lidiar con una complicada herencia con un equipo directivo desmantelado (detenido), para lo que tuvo que cubrir 23 funciones directivas y dar estabilidad financiera a la red. Además, de hacer frente a las quejas de algunos franquiciados descontentos.«Se llegaban a destruir hasta cinco millones de euros de caja al mes», ha comentado en un momento de la conversación con ABC.

Nuevas aperturas

El paisaje ha cambiado, a decir de los responsables de esta suerte de «Vitaldent 2.0», quienes informan que la compañía cerró el ejercicio de 2018 con unos 300 millones de euros de facturación y un Ebitda de 15 millones de euros, regresando a beneficios tras la malograda gestión de Colman. En paralelo, Javier Martín, CEO de «Vitaldent», anuncia que este año van a iniciar una «fase de crecimiento» con la apertura de hasta un máximo de 24 nuevas clínicas sobre un total de 300 centros en España (al menos 140 en régimen de franquicia) y un centenar más en Italia (todas dependientes de la matriz). En la actualidad, la red de clínicas da trabajo a 1.500 dentistas todos ellos autónomos y con «libertad de ejecución».

Tras atender más de siete millones de pacientes en sus 28 años de vida, Javier Martín reivindica de cara a esta nueva etapa la reputación empresarial de Javier Botín y la solidez de un proyecto, que ha intentado lo más difícil: mantener la misma marca.

«Hemos venido a hacer las cosas bien»

Martín ruega que no se les compare con otras redes de clínicas, ensombrecidas por el escándalo: «Pedimos un tratamiento diferente, porque Vitaldent no es igual a Idental, no es lo mismo», reivindica, y como prueba explica alguno de los cambios introducidos dentro del modus operandi de la compañía, más allá de la tecnología o la nueva imagen de marca.

«Hemos venido a hacer las cosas bien», repite el máximo dirigente de la multinacional española quien explica las medidas adoptadas para potenciar la confianza en esta marca. Además de la colaboración con las administraciones públicas y las asociaciones profesionales del sector, desde «Vitaldent» revelan que han establecido un «Código de Buenas Prácticas Publicitarias», haciéndose eco de las críticas pasadas sobre la información sesgada que de la que han venido siendo víctimas los usuarios de clínicas dentales en el pasado reciente. Especialmente, en el terreno de la financiación de los tratamientos a través de créditos al consumo.

«Somos una plataforma sanitaria, no un banco», matiza Martín quien asegura que cada petición de financiación pasa por las unidades de riesgo de las entidades financieras con las que colaboran (BBVA, Banco Sabadell, Cetelem) «y le explicamos todas sus obligaciones al paciente». En este sentido, añade el CEO de Vitaldent, «no se inicia ningún tratamiento sin que el paciente haya aceptado la financiación». En esta línea, hasta un 65% de los tratamientos está financiado.