ABC

Villarejo «exculpa» a FG y señala al exjefe de seguridad del BBVA

El excomisario dice que las escuchas por el asalto de Sacyr al banco fueron «un encargo del Estado»

MadridActualizado:

La gran incógnita en la pieza del caso Villarejo por la que la Audiencia Nacional investiga las supuestas escuchas ilegales hechas por el excomisario a políticos, autoridades, empresarios y periodistas para BBVA es si esos pinchazos telefónicos fueron un encargo del entonces presidente de la entidad financiera, Francisco González. El juez instructor de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón y los fiscales anticorrupción interrogaron ayer a Villarejo y este negó haberse reunido con el banquero y señaló al exjefe de seguridad de BBVA, Julio Corrochano, como su contacto en el banco.

La entidad habría pagado más de diez millones de euros entre 2004 y 2018 a la agencia de Villarejo, Cenyt, por sus servicios. Corrochano, imputado en la causa y para quien el magistrado fijó la semana pasada una fianza de 300.000 euros para evitar ingresar en prisión de forma cautelar así como la imposibilidad de salir de España, habría sido el responsable de contratar esos servicios, pero lo que los investigadores tratan de esclarecer es si lo hizo por su cuenta o siguiendo instrucciones de sus superiores.

Villarejo, a quien el juez y la Fiscalía Anticorrupción interrogaron ayer en la cárcel de Estremera, dijo a estos que ni se reunió ni habló con González, entonces primer ejecutivo del BBVA. Su enlace en la entidad era el exjefe de seguridad, con quien despachó «en varias ocasiones» y «con quien se firmaron los contratos», explicó, según relató luego el abogado del policía, Antonio José García Cabrera, a la salida de prisión, en declaraciones a «La Sexta» recogidas por Ep.

Ahora bien, el hecho de que Villarejo no se reuniese ni hablase directamente con el banquero no quiere decir que el expresidente de la entidad no estuviera al tanto de los trabajos de Cenyt para BBVA. En las grabaciones hechas por el propio excomisario a Corrochano, este último asegura que tanto Francisco González como el exconsejero delegado del banco Ángel Cano conocían esos trabajos y que incluso reportaba periódicamente del resultado de los mismo al presidente.

Intento de asalto de Sacyr

Villarejo fue preguntado en concreto por los supuestos pinchazos telefónicos a empresarios, políticos, autoridades y periodistas en 2004 para tratar de frenar el intento de asalto de Sacyr y su entonces presidente, Luis del Rivero, al accionariado y la presidencia de BBVA, uno de los episodios más turbulentos en la historia del banco.

Pues bien, el excomisario ha reiterado, como ya hiciera meses atrás, que el encargo de esos seguimientos tenía relación con la seguridad del Estado. «No se hizo ningún tipo de espionaje sino un encargo de Estado en interés de la soberanía nacional, económica y política de España. Le fue encargado por los servicios de inteligencia y no se enmarca como espionaje sino como una labor defensiva del banco en sus propios intereses», señaló el abogado de Villarejo.