Marcos de Quinto, vicepresidente de Coca-Cola, durante una entrevista
Marcos de Quinto, vicepresidente de Coca-Cola, durante una entrevista - JOSÉ RAMÓN LADRA

El vicepresidente de Coca-Cola se enzarza en Twitter con Pablo Iglesias por la planta de Fuenlabrada

El Supremo ha confirmado esta semana que la readmisión de los trabajadores ha sido correcta

MadridActualizado:

El vicepresidente ejecutivo de Coca-Cola Marcos de Quinto y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, han protagonizado un debate en las redes sociales con el conflicto entre la empresa y sus trabajadores de la planta de Fuenlabrada (Madrid) como telón de fondo.

La discusión comenzó ayer cuando el español Marcos de Quinto ironizó con la lucha interna que vive Podemos al señalar que apoyaría a Íñigo Errejón en el caso de que Iglesias siga «haciendo campaña contra Coca-Cola», pese a la reciente sentencia del Supremo.

El vicepresidente ejecutivo de la multinacional hacía alusión a la última decisión del Tribunal Supremo, publicada el miércoles, que consideró correcta la readmisión de los empleados del centro de Fuenlabrada, después de que la Justicia anulara el Expediente de Regulación de Empleo inicialmente aprobado por la firma en 2014.

El Supremo respaldó así el criterio de la Audiencia Nacional y desestimó el recurso presentado por CC.OO., que asegura que la multinacional incumple sus compromisos y ya ha avanzado que llevará sus reivindicaciones al Constitucional o incluso a Estrasburgo si es preciso.

La plantilla de Fuenlabrada ha contado con el respaldo en varios actos públicos de dirigentes de Podemos, entre ellos el propio Pablo Iglesias, que instó nuevamente esta semana a la ciudadanía a boicotear a Coca-Cola y no consumir sus productos «hasta que respete los derechos de sus trabajadores».

El líder de la formación morada ha respondido hoy a través de las redes sociales a De Quinto, al que le ha asegurado que en su partido «todos» defienden a los empleados de la planta de Fuenlabrada y le pide, además, que «dejen de maltratarles».

Horas más tarde, el directivo de Coca-Cola ha entrado nuevamente en el debate al recordarle que la sentencia del Supremo da la razón a la firma, en un mensaje que incorpora también una copia del comunicado enviado por el tribunal.