El viaje de las mujeres hacia los consejos no acaba de fluir

El peso femenino en los puestos de decisión de las empresas cotizadas se situó en 2018 en el 20,3%, una cifra que aún queda muy lejos de la recomendación de la CNMV de un 30% para 2020

BELÉN RODRIGO
MADRIDActualizado:

El peso relativo de las mujeres en los consejos de administración de las empresas cotizadas se situó el año pasado en el 20,3%, después de aumentar su presencia un 3,9%. Es decir, 268 de los 1.320 puestos los ocupan mujeres. Una cifra que queda todavía lejos de cumplir la recomendación que recoge el código del buen gobierno de la CNMV de contar al menos con un 30% de consejeras en 2020. Sólo el 16% del mercado continuo que no pertenecen al Ibex cumple esta recomendación. «Es una noticia agridulce. El número de consejeras aumentó pero estamos lejos de los objetivos», destacaban esta semana en Madrid la presidenta de Atrevia España, Asun Soriano, y la profesora del IESE Nuria Chinchilla, durante la presentación del informe «Las mujeres en los Consejos de las empresas cotizadas».

El año pasado, casi el 40% de las empresas del mercado continuo tenía una o ninguna mujer consejera. En el caso de las que no forman parte del Ibex, la mayoría de estas compañías (29), cuentan con entre un 10% y un 20% de mujeres en los consejos, mientras que 22 están en el grupo de menos de un 10% y 28 tienen entre un 20% y un 30% de consejeras. «Todavía hay 15 compañías sin ninguna representante femenina», se lamenta Chinchilla,

La profesora del IESE subraya la ventaja que supone incorporar mujeres en esos puestos «porque la diversidad es sinérgica. Cuando los comités son más diversos son más creativos, entienden mejor el mercado y pueden responder mejor a los desafíos, lo que les hace ser más productivos», señala Chinhilla.

Entre las empresas que sí cumplen con las recomendaciones, Realia supera el 50% de consejeras (57,14%), Adolfo Domínguez cumple objetivamente el 50% y Solarpack, Reno de Medici y Nicolás Correa se sitúan en el 42.86%

«Para que esta situación cambie, hay que evolucionar y no revolucionar»

Hace falta un total de 392 consejeras para llegar al equilibrio. En el Ibex 35 faltan 119,5 y en el resto de empresas 272,5. «Desde el 31 de enero, que cerramos el estudio, han entrado dos nuevas mujeres como consejeras independientes», informa Chinchilla. «Para que esta situación cambie, hay que evolucionar y no revolucionar. Si tenemos mucha prisa te puede salir mal. Es importante que exista más flexibilidad para que las propias mujeres quieran llegar arriba», añade. Asun Soriano reconoce que «hay un esfuerzo evidente en todas las empresas por incorporar mujeres en los puestos de consejera» aunque los resultados no sean los deseados.

Al hablar de las empresas del Ibex 35 el aumento de consejeras se ha suavizado registrándose una subida del 1,9% en el 2018. Las mujeres ocupan 108 puestos en los consejos y su peso relativo es del 23,7% por segundo año. Todas las compañías del Ibex tienen al menos una representante femenina, tres empresas han reducido sus consejeras. Entre los casos positivos destaca el de Cellnex, que en 2016 no tenía ninguna y ahora es una de las líderes de la paridad con cuatro.

Con la marcha de Abertis, que tenía seis consejeras, y la disminución de dos en Siemens-Gamesa (de seis a cuatro) ha caído la cifra máxima de consejeras por empresa a cinco. Un número que tienen Caixabank, Iberdrola, REE y Santander. En la cola de la lista se encuentran Naturgy y Técnicas Reunidas con una sola consejera. Entre estas 35 empresas la más paritaria es REE con un 41,7% de representación femenina.

Pocas consejeras ejecutivas

La mayoría de las consejeras del Ibex son independientes (el 74,5%). Tan solo Aena y CIE Automotive no tienen esta tipología de consejeras. Las dominicales representan el 17,59% del total y una minoría, el 4,67%, son ejecutivas: Santander, Bankinter, Sabadell, ArcelorMittal e Indra. Ana Botín es la única mujer presidenta de un consejo. Los responsables de este informe insisten en la necesidad de que exista pedagogía para que las empresas reaccionen. «Necesitamos mujeres en los consejos para tener una visión más completa», indica la docente del IESE.

Diferentes formas de comunicar

«Cuanto más alto es un puesto directivo más importante va a ser su labor de comunicador o comunicadora. Si un directivo o directiva no es un buen comunicador, probablemente no va a ser elegido para puestos superiores», explica a Montserrat Arias, fundadora de Bemypartner, agencia de comunicación y eventos. Una vez en el puesto, el directivo debe «ser capaz de transmitir a la sociedad los valores de la empresa que dirige. Sin comunicación no hay líder», advierte esta especialista. Arias asegura que hombres y mujeres tienen la misma capacidad de comunicar de forma efectiva aunque «por nuestra educación podemos ver algunas diferencias a la hora de comunicar, especialmente en público. Por un lado, «las mujeres tendemos a hablar menos en público. Esto es un error motivado por el hecho de que ellas son juzgadas con mayor dureza y temen ser criticadas por sus opiniones públicas», subraya. Además hay estudios que demuestran que «las mujeres utilizamos más el lenguaje indirecto, o hacemos más preguntas de reconfirmación. Este estilo se percibe como de menor poder», añade. Al transmitir el mensaje, ambos tienen las mismas capacidades. En este caso, según Arias, «probablemente las mujeres estamos más educadas en trabajar nuestra empatía y podemos utilizar esta capacidad de entender al otro para colocar nuestros mensajes ya que en comunicación lo importante es lo que le llega a la audiencia».