Irene Montero y Magdalena Valerio, hoy, en el Congreso
Irene Montero y Magdalena Valerio, hoy, en el Congreso - ÁNGEL DE ANTONIO

Luz verde a la subida de las pensiones y al fin de las bonificaciones

El PP critica la supresión de los incentivos para la contratación de los jóvenes

MadridActualizado:

El del alquiler es solo uno de los hasta ocho reales decretos –siete de carácter económico– que aprobó ayer el Gobierno para impulsar su cambio en la política económica y que hoy se han sometido a la votación de la Cámara Baja.

Así, el Congreso finalmente convalidó siete de los ocho decretos ley que fueron aprobados con urgencia para subir las pensiones y los salarios del sector público, para impulsar medidas fiscales, herramientas macroprudenciales, directivas sobre transporte, el desarrollo de las comarcas mineras y el cine.

Además de la norma en materia de vivienda, que finalmente fue derogada, también estuvo en la cuerda floja el decreto que revaloriza las pensiones y actualiza las bases de cotización, pero el acuerdo en el último momento entre el Gobierno y Unidos Podemos permitió que saliera adelante.

No obstante, el debate de este decreto estuvo marcado por un choque con los populares. El diputado del grupo parlamentario del PP, Carlos Floriano, tachó de «desvergüenza» la argucia del Gobierno de mezclar la subida de las pensiones con la eliminación de las bonificaciones a la contratación de jóvenes. «Es lamentable», aseguró.

«Es de vergüenza que su mejor política sea penalizar los elementos que facilitan la contratación de los más jóvenes», afirmó Carlos Floriano en el hemiciclo, donde también recordó que «no hay peor ataque al sistema de pensiones que hacer que el empleo se vea perjudicado».

Por su parte, la ministra de Empleo, Magdalena Valerio, se defendió asegurando que sin este real decreto la subida de pensiones no se habría garantizado el 1 de enero de este año.

Además, Valerio, durante el debate de convalidación, aseguró que esta es una norma que incluye medidas «de suma trascendencia» para los pensionistas y trabajadores de España, cuya situación va a mejorar en términos cuantitativos y cualitativos, mientras justificaba los recortes a las bonificaciones asegurando que, en materia de Seguridad Social, el objetivo de este decreto es «avanzar en la mejora de los desequilibrios entre los ingresos y gastos».