Valerio Merino

Las malas temperaturas condicionan las ventas del grupo Heineken en 2018

El grupo cervecero se plantea no renovar el patrocinio de Cruzcampo con la selección española de fútbol por diferencias con el nuevo presidente de la Federación, Luis Rubiales

MadridActualizado:

El consumo de cerveza en España ha sufrido este año un frenazo debido a la primavera y el principio de verano tan atípico que se ha vivido en nuestro país. Las malas temperaturas han influido para que las terrazas de los bares estuvieran más vacías de lo habitual en esas fechas, una circunstancia que el sector cervecero lo ha notado. En concreto, el grupo Heineken, propietario de Cruzcampo, Amstel o Desperados, se muestra muy pesimista con los datos de ventas de este año.

En boca del nuevo director de relaciones corporativas en España, Marcos Tarancón, ante los medios, se duda de que «el volumen de ventas en 2018 pueda llegar a ser mayor que el pasado año». De hecho, Tarancón ha matizado que ni con la reciente llegada del buen clima esperan recuperar el terreno perdido respecto con el pasado año.

En 2017, el grupo facturó 1.145 millones, creciendo un 2,9%, una cifra que se prevé que este año sea menor. Además, destacan el crecimiento que experimentó el segmento de las marcas premium, cuyas ventas aumentaron un 7,7%. Por productos, Cruzcampo sigue liderando las ventas, mientras que también destacan la consolidación de Desperados entre el público joven. También, el consumo de su cerveza Heineken 0,0 en España crece con el paso del tiempo. «Hay que destacar que España es el país donde mayor consumo de cero alcohol en cerveza hay. Eso habla muy bien de la cultura que hay en nuestro país», ha explicado Tarancón.

Por otro lado, el grupo se ha felicitado por la gran aceptación que ha tenido su «cider» -bebida parecida a la sidra-, «Ladrón de Manzanas», la cual lanzaron a finales del pasado año. «Es una bebida que sacamos para satisfacer a un sector del público menos cervecero o que busque tomar una bebida con menos graduación y más ligera», ha expresado Tarancón.

Peligra patrocinio de Cruzcampo con la selección

Por otro lado, desde el grupo cervecero se plantea no renovar el patrocinio de su marca Cruzcampo con la selección española debido a diferencias con el actual presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales. Dicho contrato, el de mayor montante que tiene Cruzcampo aquí en España, lleva en vigor desde 2008 y vence durante este año, pero las discrepancias con Rubiales pueden acabar con la relación.

En concreto, el actual presidente de la RFEF se mostró muy crítico con el presupuesto destinado al viaje de directivos, familias y patrocinadores al Mundial de Rusia, cuyo montante ascendía a unos dos millones de euros. Así, Rubiales objetó antes del comienzo del Mundial que el organismo no podía pagar «macrovacaciones».

Para Tarancón, estas declaraciones carecen de sentido, ya que aunque el viaje esté presupuestado por la Federación, entiende que son los patrocinadores los que abonan esa cantidad anteriormente y que dicho viaje entra dentro de las «contrapartidas del contrato».

Estas palabras de Rubiales, según Heineken, tampoco han sentado del todo bien al resto de patrocinadores de la selección, donde se encuentran empresas como Adidas, Pelayo, Seat o Movistar, por lo que es posible que estas empresas puedan replantearse su relación con la RFEF. Cruzcampo no ha transmitido a cuánto asciende su «sponsorización», aunque las últimas cuentas publicadas, de 2016, registran que la RFEF ingresó por patrocinadores más de 33 millones de euros, aunque unos 18,5 provinieron de Adidas.