La venta de automóviles se hunde en agosto con una caída del 41%, la mayor en 15 años

Y. GÓMEZ / A. POLO | MADRID / SANTANDER
Actualizado:

El parón del consumo, la caída del empleo y la pérdida de confianza se ha traducido en un hundimiento de las ventas de automóviles en el mes de agosto. Las matriculaciones de turismos y todoterrenos fue de 58.530 unidades el pasado mes, cifra un 41,3% inferior a la del mismo mes de 2007, según los datos hechos públicos ayer por las asociaciones de fabricantes (Anfac) y vendedores (Ganvam) de automóviles.

Agosto es tradicionalmente el mes de menor volumen de matriculaciones por el parón vacacional, pero en esta ocasión no sólo se ha producido un bajón respecto a los meses anteriores, sino que incluso comparado con agosto de 2007 la reducción de ventas ha sido casi a la mitad, una caída que no se registraba desde enero de 1993, coincidiendo también con una profunda crisis económica.

Los datos del conjunto de los ocho meses, aunque mejores, tampoco son muy halagüeños. Entre enero y agosto se han matriculado 882.397 unidades, cifra que implica una reducción del 21,1% en relación a las 1.119.050 (236.653 unidades menos) de igual periodo del año pasado, una evolución algo por encima de las previsiones del sector para el conjunto del año.

Las diferencias entre los acumulados de 2007 y 2008 se reflejan en que en el mes de agosto de este año no se han alcanzado todavía la cifra del millón de unidades y, dada la coyuntura del mercado, rebasar esta barrera no será posible hasta el cierre del mes de octubre, cuando el año pasado, dicha cifra se rebasó en julio.

La crisis de confianza de los consumidores queda reflejada en el hecho de que las compras de particulares en agosto (tres de cada cuatro unidades) se han reducido un 41,2% y en el conjunto del año descienden el 24,1%. Pero también se redujeron de manera drástica las compras por parte de las empresas de alquiler de coches, con un descenso del 43,7%, aunque en el conjunto del año esta reducción se modera hasta el 5,7%.

Por segmentos, los turismos matricularon en agosto 53.666 unidades, cifra un 39,9% inferior a las 89.272 contabilizadas en el mismo mes de 2007, mientras que en los ocho meses, este tipo de vehículos desciende un 19,9%, al pasar de 1.019.950 unidades a 817.270. En los todoterrenos, la crisis de mercado es todavía más profunda, pues en agosto arrojan una caída del 53,2% con sólo 4.864 matriculaciones (10.391 en agosto de 2007), que llevan el acumulado de los ocho meses a 65.127 unidades, el 34,3% menos que las 99.100 de enero-agosto de 2007.

Por segmentos automovilísticos todos han reducido las matriculaciones en agosto, pero son especialmente significativas en los coches grandes y de lujo, con registros a la baja de un 50%.

Estas cifras reflejan también el impacto de la subida del gasóleo en la venta de los vehículos diésel, que han perdido desde principios del año siete puntos porcentuales de cuota y se sitúan ahora en el 67%, cuando en enero registraban el 74% de las ventas automovilísticas.

Para el director general de Anfac, Luis Valero, este resultado es un «destrozo» para el sector, en un mes, ya de por sí bajo en matriculaciones y que ha contado este año con el inconveniente añadido de dos días laborales menos, informa Efe.

El portavoz de los fabricantes aseguró que se espera al resultado de septiembre para proceder a una nueva modificación a la baja del cierre de mercado anual, cuya previsión es actualmente del 20%. Valero recordó que esta posibilidad ya quedó abierta cuando en junio se anunció la previsión actual.

El ministro del ramo, Miguel Sebastián, por su parte, quitó ayer hierro a las malas cifras y destacó el potencial del sector. «La industria automovilística en España es de las más potentes de Europa y lo va a seguir siendo. Es verdad que ahora estamos atravesando un bache por la evolución económica internacional, pero pese a ello los datos del sector automovilístico son buenos en lo que se refiere a producción y exportaciones de vehículos. Ahora, lo que buscamos es que el sector de automoción español haga una apuesta decidida por el automóvil eléctrico, que es el futuro», dijo el ministro en declaraciones a los periodistas en Santander.

Respecto a la situación económica, Sebastián insistió en que el Gobierno sigue apostando por que en la última parte de 2009 haya una recuperación económica, pero depende del contexto internacional. Evidentemente, tanto la crisis energética como la financiera son crisis importadas de fuera, como la evolución del precio de la energía y de las dificultades crediticias y de liquidez internacional.

La mala coyuntura de los mercados automovilísticos no es exclusiva de España, aunque las caídas en nuestro país han sido mayores. Japón registró el pasado mes los peores resultados en 37 años, con un registro de 193.902 unidades, el 14,9% menos que en el mismo mes del año pasado. Y Francia tampoco escapó a la coyuntura y cerró agosto con un 7,1% menos de matriculaciones.