Valerio no ve viable que la pensión mínima escale a 1.080 euros al mes

Los pensionistas recibirán una paga en enero si, como está previsto, los precios suben más del 1,6%

MadridActualizado:

«El sistema tiene presente y hay que luchar» para que tenga futuro con la adopción de una serie de medidas para «reorientar el sistema, para controlar el déficit y a ser posible convertirlo en superávit». Este es el mensaje que ayer trasladó la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, a los pensionistas en Bilbao con los que se reunió tras la jornada de protestas en toda España convocada por UGT y CC.OO. en el Día Internacional de las Personas Mayores

Aseguró Valerio que solo con las cotizaciones no se va a poder mantener el sistema y se mostró abierta a una reforma fiscal que contribuya a la financiación de las pensiones, aunque confió en que este año no sea preciso recurrir al Fondo de Reserva al que le quedan poco más de 8.000 millones de euros.

La titular de Trabajo aseguró que el Gobierno «va a seguir tirando del crédito» que se pidió el año pasado para pagar las pensiones, del que actualmente quedan 6.000 millones de euros. Dado que las cotizaciones a la Seguridad Social «están funcionando bastante bien», con subidas por encima del 5%, el Ejecutivo confía en que esos ingresos y los 6.000 millones que quedan del crédito permitan «no tocar» los 8.000 millones que quedan en la «hucha». Como ya informó ABC la nómina mensual de pensiones se situó en septiembre en 9.235 millones tras crecer el gasto un 5%. Teniendo en cuenta que en diciembre la factura es doble, el gasto escalará por encima de los 18.500 millones, lo que hace difícil que el Ejecutivo no recurra a la «hucha» de las pensiones y tome entre 3.000 y 4.000 millones.

En cuanto a lo que significa la subida del IPC «real», Valerio explicó que esto supone que el año que viene los jubilados y pensionistas recibirán una «paguilla» con la diferencia entre el IPC previsto para este año (1,6 por ciento) y el que acabe resultando realmente en 2018, en torno al 2%.

Respecto a la petición de pensiones mínimas de 1.080 euros mensuales, una de las principales reclamaciones de los jubilados que se manifiestan, la ministra de Trabajo señaló que aunque le «gustaría», el Gobierno «no se puede comprometer» a que el año que viene las mínimas escalen a la cuantía exigida y a que el salario mínimo llegue a 1.200 euros, tal y como reclaman los jubilados y pensionistas.

«Ya nos gustaría a todo el Gobierno (aprobar dicha pensión mínima), pero sencillamente, ahora mismo, el Ejecutivo y toda la sociedad debe tener claras dos prioridades: la sostenibilidad social del sistema público de pensiones para garantizar el mantenimiento de su poder adquisitivo, y la sostenibilidad financiera del sistema», afirmó la titular de Trabajo. Adelantó también Magdalena Valerio que los pensionistas le han comunicado que van a «seguir» con sus movilizaciones.