El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, junto al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en una cumbre bilateral en 2018
El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, junto al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en una cumbre bilateral en 2018 - REUTERS

Los vaivenes políticos lastrarán el devenir del crecimiento mundial

La guerra comercial, el Brexit, la crisis en la UE y los populismos amenazan la consolidación de la recuperación económica

MadridActualizado:

España sufre los estragos del fin de ciclo. Se ha tocado techo, que dicen los expertos. Pero no se trata de una situación exclusiva de nuestro país. El crecimiento mundial también se encuentra en entredicho a causa de las tensiones políticas y económicas surgidas en 2018.

Mientras que hasta el año pasado la tendencia era positiva y halagueña para el futuro a corto plazo, a finales del ejercicio la inercia se ha rebajado. El optimismo ya no es tal, y así lo constató el FMI hace escasos meses. El organismo internacional rebajó dos décimas su estimación de crecimiento mundial hasta el 3,7% tanto para 2018 como para el año que corre a causa, especialmente, de la guerra comercial y el menor crecimiento de los países emergentes. «Hay nubes en el horizonte», dijo en la asamblea anual del organismo su entonces economista jefe, Maurice Obstfeld, sobre las perspectivas de crecimiento para este año y el siguiente

Asimismo, las gestoras de fondos de inversión también han dado la voz de alerta sobre la incertidumbre a nivel global. BlackRock, Amundi, JP Morgan, Goldmand Sachs... Muchas son las que ya en sus informes han mostrado su preocupación por las turbulencias comerciales y políticas de hoy día.

Concretamente, todos los analistas internacionales coinciden en que, más allá de la guerra arancelaria, el propio Donald Trump supone un freno a las intenciones de inversión por los vaivenes de sus decisiones. La última, el cierre del Gobierno federal y sus encontronazos con la Reserva Federal, que llevaron a Wall Street a vivir su peor Nochebuena de la historia. Además, el Brexit, el caso de Italia y el auge de los populismos centran los esfuerzos de los analistas por predecir qué será de 2019 con el paso de los meses.

Por lo pronto, en Europa ya se rebajaron las previsiones de crecimiento en la Eurozona y la UE por el frenazo económico de potencias como Alemania, Francia, España... Cada cual con sus particularidades pero que, en conjunto, lastran la carrera hacia adelante.

La incertidumbre sobre cómo saldrá Reino Unido de la UE rebaja los ánimos entre los inversoresLas Bolsas, termómetro de la economía, cayeron en Europa en 2018 a doble dígito y un 6% en Wall Street

Desde Banca March, en su informe sobre las predicciones de 2019, avisan de que los niveles de deuda mundial y el fin del dinero barato por parte de los bancos centrales harán de este año un ejercicio convulso, incierto. Y su previsión de crecimiento mundial es del 3,4%, inferior al dato del FMI. Todo ello -según un informe de Caixabank Research- afectará, así, a la ralentización del crecimiento economómico, sin olvidar que las Bolsas viven su peor momento en años.

Los parqués europeos cerraron el año anterior con bajadas de doble dígito y Wall Street se dejó un 6% por culpa del entorno político y económico de incertidumbre que reina actualmente. Así, expertos bursátiles consultados por este periódico avisan de que este ejercicio será el de la «volatilidad». Más nubes en un horizonte próximo a descargar su lluvia.

Como ejemplo, la Organización Mundial del Comercio fue una de las primeras instituciones en rebajar sus expectativas tanto para 2018 como para este año. Nada más comenzar la guerra comercial que inició Donald Trump de EE.UU. contra el mundo, la organización rebajó el crecimiento del comercio global al 3,9% y 3,7% respectivamente. Cinco décimas menos en el primer caso, y a la espera de cifras estimativas para 2020, cuando la OMC espera que se sientan realmente todos los efectos de este suceso.

De hecho, en la asamblea anual del FMI se cuantificó su impacto sobre el PIB: representantes de la organización hablaron de que la guerra comercial lastraría el PIB global en 1,52 billones. Es decir, que tendría capacidad para borrar del mapa a economías enteras como la española o la italiana.