INÉS BAUCELLS | Vídeo. ATLAS

Uber y Cabify ponen fin a sus operaciones en Barcelona

La estadounidense asegura que la nueva regulación aprobada el martes «no les deja otra opción», mientras la española Cabify lamenta que la Generalitat haya «cedido a la presión y exigencias del sector del taxi» en el nuevo decreto ley

ABC
MadridActualizado:

Uber y Cabify han decidido cumplir con su amenaza y dejar sus actividades en Barcelona, una vez ha entrado en vigor el decreto ley que regula los VTC en Cataluña. En el caso de Uber, la compañía ha anunciado que suspende sus operaciones en Barcelona y Cabify ha añadio que tras revisar el nuevo texto legal «concluye que esta regulación tiene como único objetivo la expulsión directa de la aplicación Cabify y de uss empresas colaboradoras de Cataluña y Barcelona». En esta línea, ha anunciado que ya no operará en la capital catalana desde mañana y que esto pone en peligro más de 3.000 empleos.

La discordia gira entorno al decreto ley aprobado este martes por la Generalitat y acordado con el sector del taxi. La piedra de toque se encuentra en el requisito de precontratación previa del servicio, de al menos 15 minutos. Al respecto, desde Cabify han estimado que el 98,5% de los viajes que gestionan está por debajo de los 15 minutos de espera. Lo que no han dudado en tachar de «grave perjuicio desde el punto de vista de la competencia y la calidad del servicio». En este sentido, tras anunciar que ya no operará a partir de mañana, Cabify ha agradecido «tanto a usuarios como a conductores y empresas colaboradoras su apuesta por la movilidad del futuro»

Por su parte, desde Uber han justificado la suspensión de sus actividades en Cataluña en que «las nuevas restricciones aprobadas por la Generalitat no nos dejan otra opción que suspender Uber X mientras nos replanteamos nuestra futuro en la ciudad de Barcelona. EStamos comprometidos con nuestra presencia en las ciudades españolas y esperamos trabajar por una regulación transparencia para todos junto al gobierno catalán y el Ayuntamiento de Barcelona», ha apuntado un portavoz de la multinacional.

Para la compañía, el requisito de la precontratación introducido en el último decreto ley por acuerdo con el sector del taxi, «no existe en ningún lugar de Europa y es totalmente incompatible con la inmediatez de los servicios bajo demanda como UberX».