Turistas en el Paseo de Gracia de Barcelona
Turistas en el Paseo de Gracia de Barcelona - Inés Baucells

El turismo extranjero vuelve a Barcelona pero caen las reservas de los españoles, según Wimdu

Tras el 1 de octubre, la ciudad perdió alrededor de una cuarta parte de los españoles que acudían a la ciudad condal alojándose dentro del sector de la economía colaborativa

Actualizado:

Cataluña ha regresado a niveles de ocupación de apartamentos vacacionales previos al 1 de octubre de 2017 por parte de los turistas internacionales, aunque no ha conseguido recuperar las mismas cifras en el caso de los visitantes que proceden de otras comunidades autónomas de España, según datos de la plataforma de alquiler de apartamentos privados Wimdu.

Se cumple un año del referéndum sobre la independencia en Cataluña y los datos en el sector turístico siguen experimentando fuertes vaivenes, al menos en los que se refiere al turismo nacional.

Si en el resto de regiones, las reservas de huéspedes españoles representan alrededor del 60% de media del total de las reservas efectuadas a través de Wimdu, la situación ha cambiado significativamente dentro de Cataluña.

Antes del referéndum, los turistas españoles eran, con diferencia, el grupo más grande de visitantes de Wimdu en Barcelona. Sin embargo, tras el 1 de octubre, la ciudad perdió alrededor de una cuarta parte de los españoles que acudían a la ciudad condal alojándose dentro del sector de la economía colaborativa. Así, el número de huéspedes españoles registrados a través de Wimdu en la ciudad condal es actualmente más bajo que el de los visitantes alemanes e italianos.

Según apuntan desde Wimdu, el motivo de este descenso específico en Barcelona no solo está relacionado con el referéndum. El declive de Barcelona entre los turistas españoles es también el resultado de las protestas contra los turistas en la ciudad que comenzaron en el verano de 2017, así como las regulaciones administrativas en contra de las plataformas de la economía colaborativa.

Fuera de Barcelona, las reservas de españoles en otros destinos catalanes se han mantenido más estables y con menos caídas, e incluso algunos destinos han ganado cuota.

Es el caso de Girona, cuya ciudad está alojando a nuevos turistas que antes tenían pensado en alojarse en Barcelona, experimentando así un crecimiento del 664% en las reservas de apartamentos vacacionales de septiembre. Asimismo, Lloret de Mar ha anotado una de las mayores subidas, ya que las reservas han crecido un 281%.

Crisis de los lazos amarillos

En agosto y septiembre de 2017, la participación de Cataluña en las reservas de Wimdu en España descendió mucho más de lo esperado. La turismofobia y los trágicos atentados del 17 de agosto podrían explicar esta disminución, según señalan desde Wimdu.

Sin embargo, octubre fue el mes en el que más saltaron las alarmas dentro del alquiler turístico. Justo después de la consulta popular, la disminución de las reservas se hizo aún más evidente.

Si la cuota media de Cataluña de las reservas entre los turistas españoles solía ser del 18% en octubre, en 2017 esta cayó al 11%. Entre los turistas extranjeros el descenso fue más brusco, ya que la cuota de Cataluña pasó del 40% al 28%.

Un año después del referéndum, y tras el análisis de las reservas de verano, el comportamiento de los turistas extranjeros parece haber vuelto a la normalidad. Incluso las reservas de los turistas procedentes de otros países en agosto de este año son bastante similares al momento anterior al referéndum, es decir, del 46,9%, llegando incluso a superar a años anteriores, cuando la cuota de agosto en 2016 se situaba en el 46,8%.