Turismo de compras: con amplio margen de mejora

La secretaria de Estado de Turismos, Isabel Oliver, afirma que «para nosotros el turismo de compras es una prioridad de país atraer a este visitante que ayuda a desestaconalizar y es complementario a otros segmentos»

MADRIDActualizado:

Siendo España un líder turístico mundial gracias, sobre todo, a su potente oferta vacacional, cabría esperar que también lo fuera en otros segmentos como el turismo de compras. Y más si tenemos en cuenta que atributos para serlo no le faltan: firmas de reconocido prestigio, marcas de lujo internacionales a precios competitivos, centros comerciales para todos los gustos y públicos, tiendas con productos únicos y singulares «made in Spain», libertad horaria… Sin embargo, somos el cuarto país europeo elegido por los turistas extracomunitarios para realizar sus compras, por detrás de Francia, Reino Unido e Italia. De hecho, el año pasado de los 82,8 millones de visitantes internacionales que recibimos, apenas 100.000 nos eligieron solo por ese motivo y de ellos solo el 15% provenía de países lejanos más propensos al gasto.

A la vista de estos datos está claro que seguimos rezagados en turismo de compras, un turismo que atrae a un visitante con mayor capacidad de gasto, que genera riqueza y empleo y que aporta, en definitiva, mayor valor para aumentar la sostenibilidad del modelo turístico que queremos. Por eso, para nosotros es una prioridad de país atraer a este visitante que ayuda a desestacionalizar y es complementario a otros segmentos.

Isabel Oliver
Isabel Oliver

El turismo de compras está asociado a la gastronomía, a la cultura o al ocio y de eso tenemos sobrados atributos en este país. Atributos únicos que, junto a nuestro estilo de vida, nos diferencian de los países de nuestro entorno y suponen un gran gancho turístico. En un mundo globalizado hay que huir de la homogeneización y apostar por la singularidad, por la autenticidad. Es evidente, pues, que no debemos competir con Londres, París o Milán con sus mismas tiendas y productos.

En este ámbito existen cuatro aspectos esenciales para el impulso del turismo de compras: la promoción, los visados, el producto y la conectividad aérea.

«No debemos competir con Londres, París o Milán con sus mias tiendas y productos»

Desde Turespaña hemos intensificado la labor promocional para dar a conocer España como destino de compras especialmente en mercados emergentes como el chino, pero también en Latinoamérica o el Golfo Pérsico. El año pasado se realizaron unas 200 actividades dirigidas a incrementar la notoriedad y mejorar el posicionamiento de nuestro país en estos países. Además, se está desplegando un plan de marketing digital que incluye una presencia más activa en redes sociales y la apuesta por dar una información más experiencial, en colaboración con las Comunidades Autónomas y nuestra red de Oficinas de Turismo en el Exterior.

También se está trabajando para facilitar la llegada de visitantes de mercados lejanos. Así, por ejemplo, en uno tan importante como el chino, Exteriores tiene previsto abrir este año una oficina consular más, que se sumaría a las otras cuatro existentes, con el objetivo de disminuir y agilizar los tiempos de obtención de los visados. Un asunto fundamental si queremos situar a España en el top de destinos de shopping.

Igual de importante es mantener los estándares de calidad del producto de compras arriba mencionado, al igual que su identidad. Hay que cuidar la esencia y originalidad de nuestras tiendas, de nuestra oferta comercial, y no solo por los turistas sino por los residentes que tienen que poder disfrutar de ella.

No debemos olvidarnos tampoco de las conexiones aéreas. De nada nos sirve ser singulares, agilizar los visados, tener un producto espectacular y hacer una magnífica promoción si luego no facilitamos los medios de transporte para que nos visiten. Por ello, Turespaña está desarrollando un intenso trabajo de colaboración con AENA dirigido a potenciar la conectividad directa con nuestros mercados lejanos, para salvar así la ventaja competitiva de la que gozan otros países de nuestro entorno. Y ya se están notando resultados. Solo con China, en los dos últimos años, se han abierto seis nuevas rutas aéreas.

España tiene todo lo necesario para competir y atraer al turista de compras. Conectividad, visados e imagen de destino como marca país son algunos de los elementos sobre los que se está trabajando y sobre los que seguimos profundizando en colaboración con el sector privado. Nuestro compromiso y disposición es firme.

ISABEL OLIVERISABEL OLIVER