Reuters
JUICIO A LAS CRIPTOMONEDAS

Trump torpedea la moneda de Facebook por temor a que sea una máquina de lavar dinero

El Secretario del Tesoro de Estados Unidos teme que Libra se utilice para financiar el terrorismo internacional

Actualizado:

Con su proyecto de crear una nueva moneda digital, Facebook se comporta «como un niño que juega con una caja de cerillas sin darse cuenta de que corre el riesgo de incendiar su casa con todos los que están dentro». Es lo que ayer le dijo el senador demócrata Sherrod Brown a David Marcus, directivo de la empresa y máximo responsable del nuevo proyecto Libra. La paciencia con Facebook se ha agotado no solo en el Capitolio sino también en la Casa Blanca, que esta semana han dejado claro que va a aplicar las regulaciones más estrictas sobre este proyecto para dotar a internet de una nueva forma de pago a través de la mayor red social del planeta.

«Realmente estamos locos si vamos a permitirles que se pongan ahora a hacer experimentos con las cuentas bancarias de la gente», dijo el senador Brown en un acalorado discurso que más bien fue una lista de los estragos que Facebook ha provocado en sectores como el de la publicidad o la prensa. Por su parte, Marcus, que fue presidente de PayPal entre 2012 y 2014, prometió que Facebook está diseñando controles de transparencia, seguridad y protección de datos de los clientes. La asociación que regula la moneda, sin embargo, tiene su domicilio social en Suiza y es a las autoridades de ese país a quienes compete la regulación final del producto.

Según dijo Marcus en nombre de Facebook, «sabemos que vamos a tardar en perfeccionar este proyecto», algo que hizo arquear las cejas a varios senadores. En principio, la criptomoneda, de nombre Libra, se empleará a través de un monedero electrónico, llamado Calibra, que funcionará con la tecnología Blockchain y que podrán emplear para pagos los 2.400 millones de usuarios de Facebook.

El lunes, antes del testimonio de Facebook en el Capitolio, el secretario del Tesoro (ministro de Economía) expresó su temor de que la nueva moneda Libra se emplee para el lavado de dinero y la financiación de atentados terroristas. Según Steve Mnuchin, las criptomonedas, empezando por bitcoin, «se han empleado para mover miles de millones de dólares para actividades delictivas en internet, fraude tributario, extorsión, secuestro, tráfico de drogas e incluso trata de blancas. Muchos son los delincuentes que han tratado de usar las criptomonedas para financiar sus actividades. Son un problema para la seguridad nacional».

El Tesoro norteamericano ha instado a varias agencias reguladoras del sector bancario a que apliquen controles estrictos y continuados sobre las criptomonedas para asegurar que cumplen con los mecanismos de prevención del fraude electrónico. Además ha iniciado una ronda de contactos en el seno del G-7 y el G-20 para coordinar políticas sobre pagos digitales.

Durante la vista oral de ayer en la comisión bancaria del Senado, Marcus tuvo que responder a no pocas preguntas sobre el mayor problema que afecta a Facebook: el mal uso de su red para influencia política y manipulación de elecciones. Los senadores preguntaron qué medidas ha tomado Facebook para impedir campañas de injerencia como la del Kremlin en las elecciones presidenciales norteamericanas de 2016. Marcus no respondió claramente a ninguna de esas preguntas.

Sí dijo el directivo que «Libra no está concebida para competir con las cuentas bancarias», argumento similar al de que Facebook no es un editor de prensa y no compite con diarios, radios y televisiones, sector en el que la pérdida de publicidad ha causado estragos. Preguntado por si aceptaría todo su salario en «libras», Marcus dudó al principio y luego dijo que sí «porque es una moneda completamente segura».

La alarma que este nuevo proyecto ha provocado en los poderes legislativo y ejecutivo de Estados Unidos se comprende por el grave riesgo que supone para el sector bancario. Se trata, al fin y al cabo una moneda digital de uso en cualquier lugar del mundo, en teoría libre de fluctuaciones y especulación en el cambio. No está claro cuán lucrativo será este negocio para Facebook en un primer momento. Preguntado, Marcus dijo que «Calibra [la división de Facebook que gestionará la moneda] no espera beneficios en un principio, y no compartirá la información de los clientes con Facebook, por lo que no podrá usarse con fines publicitarios».