EFE

Un triunvirato italoespañol... más que palabras sobre Abertis

Atlantia, asesorado por Mediobanca, ultima una contraoferta sobre la operadora de infraestructuras española que superará entre un 10 y un 15% más o menos la última oferta de ACS. Ahora bien, Hispasat y Cellnex no entrarán en el «pack»

MadridActualizado:

Cuando el río suena... agua lleva. Vamos que si se rumorea algo sobre cualquier asunto ¡motivos habrá! Pero, ¡ay si no suena! Pues... algo más habrá. Seguro. Porque soy de la opinión de que cuando se deja más o menos de hablar de un tema del que se ha comentado «todo y más» en un pasado no muy lejano y de forma insistente, dejar casi de hablar de ello de golpe y por un largo periodo es porque hay «agua a raudales». Y eso es lo que me temo que pasa con todo lo que rodea a la actual guerra de opas sobre Abertis.

Cierto es que estamos en periodo de espera. Recuerden que después de pasar todo el verano sin tener noticias de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y de su decisión de dar luz verde o no a la oferta de la italiana Atlantia sobre la española, apareció cual «caballero blanco» ACS y superó –el pasado octubre– en 2.200 millones la opa italiana, con una mejora del 13,7% o proponiendo un prima del 33% a los accionistas de Abertis respecto a la cotización del 13 de abril, precisamente cuando Atlantia reconoció su interés por la compañía de infraestructuras española. En concreto, la firma presidida por Florentino Pérez ofreció 18,76 euros por cada acción de Abertis (18.580 millones de euros) frente a los 16,50 euros de la italiana.

Así, a día de hoy, ese «impasse» informativo se debe a que la CNMV tiene en revisión la documentación de la segunda opa mientras comienzan a llegar las autorizaciones de organismos de la competencia como el chileno.

Pero lo dicho, aunque no haya información de más, sí hay «rumore, rumore». Vamos que «el río agua lleva». A saber, mientras ACS me consta que prepara su contraataque, los italianos también están ultimando el suyo. Cuentan por ahí, no sin fundamentos, que Giovanni Castellucci, consejero delegado de Atlantia, bien asesorado por uno de los grandes bancos italianos, Mediobanca, podría haber llegado a un acuerdo con accionistas significativos de Abertis mejorando, por mucho, su primera oferta. En las conversaciones entre Castellucci, los asesores del banco italiano –¿habrá algún español? piensen, piensen– y los representantes de CriteriaCaixa –dueña del 21,67% de Abertis, y presidida por Isidro Fainé– podría haber un margen superior sobre la oferta de ACS de entre el 10 y 15%.

La compañía italiana ha trasladado al holding que aglutina las participaciones industriales de La Caixa que tiene ya prácticamente armada una nueva puja que mejore por «mucho» sus 16,50 euros en que tasó a Abertis en su primera oferta y los 18,76 euros que ha puesto la filial alemana de ACS –Hotchief– sobre la mesa. Y para ello, la operadora italiana de peajes viene realizando desinversiones desde el verano pasado.

Ahora bien, Hispasat no entraría en el «pack». Ni la compañía de torres de telecomunicaciones Cellnex. La primera se venderá a Red Eléctrica no a mucho tardar; y, la segunda, se quedaría con una participación de control en las tripas de Criteria, que hoy tiene un paquete accionarial del operador de satélites español mínimo.

Y es que Abertis y Red Eléctrica han reconocido que siguen negociando tras comunicar a la CNMV el pasado 10 de octubre haber abierto conversaciones para tratar la eventual venta del operador de satélites español en el que la primera controla el 90,8% del capital. El interés del operador del sistema eléctrico por la firma que preside Elena Pisonero transcendió pues justo en medio de la «guerra de opas» abierta por Abertis. La corporación eléctrica que dirige José Folgado está controlada por el Estado a través de SEPI, que ostenta el 20% de su capital. Asimismo, el 9,2% de Hispasat que no está en manos de Abertis es también estatal, a través del CDTI (1,8%) y de SEPI (7,41%).

Mientras, el holding de Fainé podría comprarle a la propia Abertis (antes de ser vendida a los italianos, claro) un 24% de su 34% total de Cellnex, que sumado con su 5% no sumaría el 30% y, por tanto, no estaría obligado a lanzar una opa.

Con esta estrategia, la operación de venta de Abertis a Atlantia se salpica de la buscada «españolidad» que tanto preocupa en el Gobierno de Rajoy, que, sin conocer aún la contraoferta de los italianos, prefiere la de ACS, que tampoco conoce, por cierto. Pero, salvada Hispasat, y salvada Cellnex, la pérdida para España sería menos pérdida, y los italianos se quedarían con la parte del negocio de infraestructuras «pelao y mondao» de Abertis .