Los pasajeros que no hayan sido avisados a tiempo de la cancelación de su vuelo tienen derecho a una compensación económica
Los pasajeros que no hayan sido avisados a tiempo de la cancelación de su vuelo tienen derecho a una compensación económica - Reuters

Los tripulantes de cabina de Ryanair confirman la huelga

Habrá paros los días 8, 10 y 13 de enero, y Fomento fijará los servicios mínimos

MadridActualizado:

Confirmado. Los tripulantes de cabina (TCP) de Ryanair irán a la huelga los próximos 8, 10 y 13 de enero, al fracasar ayer el acto de conciliación en el Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA) entre empresa y los representantes de los trabajadores (los sindicatos USO y Sitcpla), convocantes de los paros. Unos paros a los que están llamados los TCP de todas las bases de la aerolínea irlandesa en España. Mientras, el Ministerio de Fomento decidirá de nuevo los servicios mínimos para las tres jornadas de huelga de Ryanair.

Los clientes de la compañía low cost que hayan empezado a recibir ahora la comunicación de la cancelación de sus vuelos para la próxima semana han recibido la notificación con menos de 15 de antelación por lo que pueden reclamar por ello una compensación de 250 euros, si el vuelo es de corto radio, o de 400 euros, si la distancia oscila entre 1.500 y 3.000 kilómetros.

Propuesta sindical

Según informó ayer USO, la propuesta acordada por los distintos sindicatos contemplaba operar la totalidad de los vuelos interinsulares, el 50% de las conexiones entre la península y los archipiélagos balear y canario, y el 25% de los vuelos peninsulares de más de 500 kilómetros de distancia.

En dicha propuesta no se contemplan como vuelos imprescindibles ni los que tienen una distancia inferior a 500 kilómetros ni los vuelos internacionales, ya que Ryanair no es una compañía de bandera y no es la única alternativa en las principales rutas, ya que opera solo por precio.

A esta cantidad, según explican los expertos de «Reclamador.es», habrá que sumar las noches de hotel, entradas a espectáculos o actividades que ya han sido desembolsadas por los afectados y que no puedan recuperar.