El prófugo Carlos Llorca, cerebro de la trama (a la derecha), con su sobrino Daniel Pouget, también implicado
El prófugo Carlos Llorca, cerebro de la trama (a la derecha), con su sobrino Daniel Pouget, también implicado - ABC

La trama de Fórum Filatélico se repartió decenas de millones en operaciones inmobiliarias

La Audiencia Nacional ha confiscado a los acusados 46 fincas en Marbella, Coín (Málaga) y Madrid

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Fórum Filatélico destinó millonarias cantidades de dinero a operaciones urbanísticas que redundaban principalmente en beneficio del procesado y huido de la justicia José Manuel Carlos Llorca Rodríguez quien, según la Fiscalía, actuaba mediante sociedades interpuestas bajo cuya titularidad quedaban finalmente los bienes o los fondos empleados.

La Audiencia Nacional se ha incautado de 46 fincas (pisos, chalets, locales etc…), situadas principalmente en Marbella, Coín (Málaga) y Madrid. Esas operaciones eran dirigidas por Llorca, si bien eran instrumentadas y controladas desde Fórum por su presidente, Francisco Briones; su director general, Antonio Merino, y su asesor jurídico, Juan Ramón González. También contaron con la colaboración de otro acusado, el abogado Domingo Cuadra, cuyo despacho estaba en Marbella. Briones dijo el pasado jueves en el juicio que se sigue en la Audiencia Nacional que pudieron realizarse más de 250 operaciones inmobiliarias.

La estrategia era hasta cierto punto sencilla: creaban una sociedad que compraba fincas de gran valor y, pocos meses después, las vendían a otra sociedad de la trama multiplicando los precios. Lógicamente, esas millonarias plusvalías nunca revertieron en Fórum, sino que fueron a parar a los bolsillos de los principales acusados, según el escrito de la Fiscalía.

Para llevar a cabo esas operaciones, utilizaron la sociedad Grupo Unido (filial 100% de Fórum), con sede en el número 7 de la calle Maratón en Madrid. Constituida en febrero de 1988, se financiaba íntegramente con los recursos de la matriz y Francisco Briones era quien tomaba las decisiones. Llorca pagaba las fincas con cargo a los fondos de los clientes de Fórum desviados a cuentas bancarias de sus sociedades. Así, Grupo Unido obtuvo unas importantes plusvalías por las que no tributaba, según la Fiscalía, ya que las compensaba siempre con las bases imponibles negativas que tenía acumuladas de ejercicios anteriores.

Una de las operaciones más jugosas para los acusados se inició en noviembre de 2002, cuando Grupo Unido compró a Lusopert, sociedad de Carlos Llorca, dos fincas en Sant Boi y en Sant Feliú de Llobregat por 1,5 millones de euros. Justo un año después, Grupo Unido vendió esas fincas a la sociedad Marbepurple por 9 millones de euros. Marbepurple había sido constituida en septiembre de 2002 con tan solo 3.006 euros de capital y su administrador único era la sociedad británica HG Business, también de Llorca.

El mismo día que se constituyó Marbepurple, también crearon Marbesquare, sociedad propiedad de Llorca que en noviembre de 2002 adquirió a Grupo Unido una finca en Marbella por 11 millones de euros. La misma por la que aquel pagó nueve meses antes 3,2 millones a la sociedad Macoda. En abril de 2002, Grupo Unido compró una finca en Marbella a Gordon Thomson por 721.000 euros. Siete meses después, la vendió a Kali Properties, otra sociedad de Carlos Llorca, por 1,5 millones.