Tradia ofrece por Retevisión-1 más de 750 millones incluidos endeudamiento y futuras inversiones

El proyecto de la filial de Acesa garantiza el desarrollo del negocio audiovisual a más de diez años con unas inversiones superiores a los 300 millones de euros

MIGUEL PORTILLA
Actualizado:

MADRID. La filial de Acesa, y por tanto de La Caixa, Tradia ha presentado una oferta por Retevisión-1, el negocio del grupo Auna que suministra la señal de radio y televisión en toda España, que superará largamente los 750 millones de euros.

No obstante, la oferta en metálico de Tradia se sitúa en torno a los 200 millones de euros, ya que el resto hasta superar esos 750 millones de euros comprenderá también el endeudamiento y las inversiones que realizará en los próximos diez años. En concreto, por lo que se refiere al endeudamiento que acumula el negocio audiovisual de Retevisión se cifra en unos 250 millones de euros.

Garantías de inversión

Por otro lado, el Gobierno considera que es muy importante que un servicio tan vital esté en manos de una empresa con clara vocación de permanencia en el sector y que afronte el futuro con una visión amplia de inversiones que, no sólo garantice las infraestructuras ya existentes, sino que las amplie y mejore con arreglo a los nuevos avances tecnológicos.

En este sentido, la oferta de Tradia incluye inversiones superiores a los 300 millones de euros para los próximos diez años.

No hay que olvidar que Tradia, es el resultado de la privatización, en julio del año 2000, de la antigua Difusió Digital, la rama de servicios de radiocomunicaciones del Centro de Telecomunicaciones de la Generalitat de Cataluña.

En una primera fase de la privatización, Acesa Telecom, filial de Acesa Infraestructuras, adquirió el 87% de la compañía convirtiéndose en el accionista mayoritario. El 28 de diciembre de 2001, Acesa Infraestructuras adquirió un 8% adicional por 1.747 millones de pesetas (10,5 millones de euros). Por tanto, conoce el negocio audiovisual a fondo, ya que ahora difunde, entre otros muchos servicios, la señal de TV-3.

Financiación

A pesar de ser una oferta de una gran envergadura económica, el balance de Tradia permanecerá prácticamente inmaculado porque la operación será financiada por Acesa Telecom.

Asimismo, la inversión encaja perfectamente en la mentalidad de los accionistas de Acesa -empresa especializada en las concesiones de autopistas y propietaria del 100% de Tradia-, porque se trata de un negocio de infraestructuras audiovisuales o, dicho de otra forma, una especie de autopistas de telecomunicaciones, en el que al igual que en el sector de la red de carreteras de alta capacidad, se trata de un negocio con poco margen de beneficio y a largo plazo, pero también con muy poco riesgo.

El pasado día 17, se cerraba teóricamente el plazo de presentación de ofertas vinculantes por la compra de Retevisión-1, que cuenta, entre otras infraestructuras, con activos tan conocidos como Torrespaña -el famoso Pirulí- y la Torre Collserola de Barcelona. No obstante, Auna había advertido que si las ofertas presentadas no cumplían sus expectativas, la venta seguiría abierta a otros posibles interesados.

Tradia mostró su interés por este negocio desde el primer día en que Auna comunicó su intención de vender todo lo relativo a las infraestructuras audiovisuales, porque para esta filial de Acesa sería vital de cara a dar el gran salto en el sector.

Convicción de crecimiento

No obstante, en el caso de que no se hiciera con la compra de Retevisión-1, Tradia continuaría con su actual negocio con una clara convicción de crecimiento.

De hecho, ha llegado a un principio de acuerdo con la Generalitat de Cataluña para hacerse con el 5% que todavía tiene el Gobierno catalán de la antigua Difusió Digital, y en el que existe el compromiso de mantener la sede de Tradia en esa Comunidad autónoma al menos por ocho años, tanto si se hace con la compra de Retevisión-1 como si no.

Además del interés puramente empresarial, Tradia supone también un proyecto emblemático para la Generalitat de Cataluña, que de nuevo se ha apoyado en La Caixa, a través de su filial de telecomunicaciones para hacer valer la presencia institucional e industrial de esta Autonomía en el resto de España.