Luis Alberto Salazar Simpson

Tradia, Ferrovial, Carlyle y Apax, finalistas de la puja por Auna Audiovisual

Los cuatro finalistas tienen hasta el 15 de diciembre para formular sus ofertas vinculantes por la red de transmisión audiovisual de la antigua Retevisión

JOSÉ ANTONIO NAVAS
Actualizado:

MADRID. El comité de dirección de Auna eliminó ayer las ofertas que el SCH de forma indirecta y Juan Abelló, acompañado por CVC Capital Partners, habían presentado al concurso de venta de la compañía filial Auna Audiovisual. También fueron desechadas las propuestas de Euroestructure y de Bridge Point. En consecuencia, la short list de la operación queda reducida a las ofertas de Tradia, filial de Acesa y, por tanto, integrada en el grupo de La Caixa; la constructora Ferrovial; el grupo Carlyle representado en Europa por John Major y el fondo de inversión Apax Partners.

La decisión de los responsables de Auna pone de manifiesto el deseo del grupo de telecomunicaciones por maximizar la desinversión de la red audiovisual que dió origen a la antigua Retevisión. La compañía de telecomunicaciones que preside Luis Alberto Salazar Simpson no ha tenido ningún reparo en descartar de un plumazo las dos ofertas vinculadas con el proplio grupo del Banco Santander, socio gestor de Auna.

Evitar suspicacias

Tanto la oferta de Abelló, consejero y accionista relevante del SCH, como la del fondo de inversión Star Fund, participado por el propio Banco Santander y el Royal Bank of Scotland, se han quedado fuera del concurso a las primeras de cambio. De esta forma Auna pone coto a cualquier eventual suspicacia al tiempo que evidencia el interés que suscita la compra de Auna Audiovisual, cuyo volumen de negocio es de 200 millones de euros.

Tras la reducción del número de ofertas presentadas, el proceso entrará ahora en su recta final que tiene plazo límite en el próximo 15 de diciembre. Para esa fecha, los cuatro finalistas deberán haber presentado las respectivas ofertas vinculantes, cuyo techo máximo está situado en 550 millones de euros. Con esta referencia, Auna confía en asegurar la financiación necesaria para abordar el plan de negocio de todo el grupo, que prevé alcanzar el punto de equilibrio al término del próximo ejercicio y entrar en la senda de beneficios a lo largo del año 2004.

El concurso de adjudicación de la red de transmisión audiovisual de Auna es fundamental en los planes estratégicos del grupo que, dependiendo de los ingresos que obtenga, podría incluso suspender la ampliación de capital de 650 millones de euros prevista para principios de 2003.