La falta de perfiles digitales abre una guerra entre las empresas por captar talento
La falta de perfiles digitales abre una guerra entre las empresas por captar talento - FOTOLIA

Los trabajadores que sobrevivirán a la cuarta revolución industrial

Los perfiles digitales proceden de ramas de conocimiento muy diversas; pero, en general, todos ellos han estudiado carreras como la Ingeniería, Matemáticas o la Estadística

Actualizado:

En los próximos años se prevé un incremento de casi el 40% en las contrataciones de profesionales del sector de las Tecnologías de la Información (IT), según se destaca en el informe Empleo en IT 2017 Profesiones con Futuro elaborado por Deloitte e Infoempleo. Estos perfiles proceden de ramas de conocimiento muy diversas; pero, en general, todos ellos han estudiado carreras como la Ingeniería, Matemáticas o la Estadística.

Sin embargo, los estudios especializados son fundamentales para poder dedicarse a las labores que realizan, aunque todavía no existan de forma específica muchas de estas titulaciones. Ante la falta de estos grados universitarios, muchos han realizado posgrados y cursos de especialización o, incluso, han sido autodidactas y se han formado con cursos por internet.

Algunas de las cualidades más relevantes de los trabajadores más buscados en la cuarta revolución industrial serán la capacidad de adaptación, el pensamiento crítico y la inteligencia emocional, y las dotes de liderazgo entre otras.

Algunos de los profesionales más buscados serán los siguientes:

«IT Project Manage: gestiona el proyecto de Tecnologías de la Información en su totalidad desde su planteamiento inicial hasta su ejecución final y cierre. Se encarga, entre otras cosas, de la toma de decisiones, la resolución de conflictos y la gestión de recursos. Cobran de 28.000 a 77.000 euros.

«Mobile device developer». Es un profesional que se dedica al diseño, desarrollo y mantenimiento de programas y aplicaciones para móviles. Se les retribuye con un rango salarial que va de los 25.000 a los 45.000 euros.

«Malware Analyst». Este trabajador se encarga de identificar, examinar y comprender la naturaleza de las diferentes formas de «software» malicioso con el objetivo de entender cuál es su origen y comportamiento en ataques informáticos y saber cómo actuar ante estas posibles amenazas. Gana de 28.000 a 60.000 euros.

«Big Data Architect». Dirige el diseño y la implementación de soluciones para la gestión de grandes volúmenes de datos,en función de las necesidades de cada empresa. El volumen de datos crece continuamente, por eso su recolección, almacenamiento, análisis y visualización será fundamental en las empresas. Cuentan con un rango salarial de 50.000 a 60.000 euros.

«UX Designer». Desarrolla productos, servicios y procesos dirigidos a lo que puede experimentar el usuario antes, durante y después de interactuar con ellos. Su objetivo es lograr un equilibro entre estética y simplicidad y entre una navegación intuitiva y un diseño eficiente para lograr que el usuario tenga una buena experiencia con la marca. Cobran de 26.000 a 45.000 euros.

«Guerra» por atraer el talento

La denominada «guerra» por captar a los mejores profesionales solo podrá ser librada por las empresas quie tengan en cuenta los aspectos que preocupan a estos profesionales, entre los que se encuentran los beneficios salariales, el desarrollo de su carrera, la flexibilidad horaria o las opciones de formación.

El director general de Infoempleo, Jorge Guelbenzu, ha destacado la importancia para las empresas de atraer y retener el mejor talento. Guelbenzu ha explicado que estos profesionales habitualmente trabajan en función «del reto que tengan delante. Es importante motivarles y presentarles proyectos que les ayuden a seguir creciendo profesionalmente».

Por su parte, el socio director de Recursos Humanos de Deloitte, Juan Luis Díez Calleja ha asegurado que estos perfiles «deben ser flexibles y tienen aprender constantemente». Además, la directora global de alianzas e innovación en Ciberseguridad de Prosegur ha recordado que «no todo es cuestión de formación». Y ha añadido: «Es necesario ir más allá, la educación te ofrece una base pero no todo es cuestión de títulos. Por eso también es necesario trabajar con Recursos Humanos, para que sus filtros no lleguen a excluir perfiles interesantes».

Por último, al hablar sobre la fuga de talento en nuestro país, la consejera de la Real Academia de Ingeniería, Sara Gómez, ha indicado que «nuestro talento se va porque les pagan mal y muchos quieren tener una experiencia internacional. Lo que tenemos que intentar es que se vayan con billete de vuelta. Además, es necesario que importemos esos perfiles también de otro países, como por ejemplo de India».