ABC

Un total de 263.000 trabajadores faltan a su puesto de trabajo cada día sin estar de baja

Según Adecco, el coste del absentismo laboral se sitúa en 85.140 millones de euros

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

En nuestro país, 263.000 personas dejan de acudir al trabajo cada día pese a no estar de baja. Así lo refleja un estudio de Randstaad elaborado con datos del último trimestre de 2018. Esta cifra supone un problema que afecta a la productividad de la empresa. En concreto, la octava edición del informe Adecco sobre absentismo laboral cifraba el coste del absentismo en 85.140 millones de euros.

Pero, según los expertos, este no es el único perjuicio que ocasiona. «Además del coste económico, la ausencia del trabajador en su puesto implica la no realización o la reasignación de sus tareas, lo que puede generar una sobrecarga para los demás trabajadores o una disminución de la calidad del trabajo», explica la profesora de los Estudios de Economía y Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), Mihaela Enache Zegheru.

Pero, ¿cuáles son las causas del elevado absentismo laboral? La profesora de la UOC, Mar Sabadell, apunta que a lo largo de las últimas décadas se han producido numerosos cambios en el entorno laboral que han intensificado el fenómeno del absentismo. «Como ha declarado recientemente la Organización Internacional del Trabajo (OIT), los cambios en las prácticas de trabajo, los cambios tecnológicos, así como los cambios demográficos y medioambientales están generando nuevas inquietudes sobre la seguridad y la salud en el trabajo.

Asimismo, de manera genérica, Mihaela Enache señala que las causas del absentismo no justificado se pueden situar en torno a distintas variables relacionadas con una escasa flexibilidad que impide la conciliación de la vida laboral y familiar, falta de motivación o baja satisfacción laboral, poca integración y adaptación del empleado al puesto de trabajo y bajo compromiso afectivo con la organización. También influye un clima laboral hostil o un ambiente de trabajo no adecuado que merma la motivación laboral hasta el punto de no encontrar soluciones y preferir ausentarse de un lugar donde el trabajador ve afectado su bienestar emocional. Otros factores son el estrés laboral, que surge como consecuencia de combinar altas demandas psicológicas que exceden el control sobre el trabajo, y el llamado desgaste profesional o burnout, que se conceptualiza como una respuesta al estrés laboral crónico que conlleva sentirse emocionalmente agotado y desarrollar actitudes de despersonalización o sentimientos negativos hacia las personas con las que se trabaja.

Pero, sin duda, la sobrecarga de trabajo puede ser otro factor que haga a los españoles faltar al trabajo sin estar de baja. Aunque la falta de claridad de las funciones del puesto de trabajo y la falta de control o autonomía en el propio trabajo, que llevan al desgaste profesional son otros motivos que incitan a que los trabajadores se ausenten de su puesto laboral.

Cómo combatir el absentismo

Y a esto, las empresas han de hacerle frente. Según explica Mar Sabadell, diversos estudios relacionan una percepción positiva del clima organizacional con un menor absentismo. Y para lograr esa percepción positiva son necesarias distintas medidas. «El incremento de las demandas de índole psicológica que se está experimentando en el mundo del trabajo en la actualidad, vinculadas a la hiperconectividad, la superposición de tareas, la variabilidad de trabajos, los ritmos exigentes...exige una mayor dotación de recursos para la atención y prevención de los riesgos psicosociales. Nos referimos a todos aquellos aspectos de diseño, organización y dirección del trabajo y de su entorno social que pueden causar daños psíquicos, sociales o físicos en la salud de las personas», explica.

Entre las medidas para hacer frente al absentismo laboral, Enache recomienda a las empresas facilitar la conciliación de la vida laboral y familiar permitiendo la flexibilidad horaria o fomentando el teletrabajo. Incentivar la participación en el proceso de toma de decisiones, reconocer los logros del trabajador o fomentar el compromiso afectivo con la empresa son otras de las medidas que ayudan a que el empleado no falte al trabajo sin estar de baja.