La estafa de los pisos baratos de «lujo»
Anuncio falso en una web inmobiliaria - abc

La estafa de los pisos baratos de «lujo»

El timo tiene lugar a través de internet con la solicitud de un depósito previo antes de que el posible inquilino pueda visitar la vivienda en alquiler

madrid Actualizado:

Casa-chalet en pleno centro de Madrid, 137 metros cuadrados, tres habitaciones y terraza de 22 metros. ¿Precio? 850 euros al mes. El «chollo» en cuestión está publicado en una web inmobiliaria española, pero no es real. Se trata de un timo que tiene lugar con frecuencia en internet desde hace unos tres años y recurrente en el alquiler de pisos vacacionales, según alerta la organización de consumidores Facua.

En un principio, la oferta no es creíble. Viviendas en buen estado, amplias y amuebladas en el centro de la capital de España a un coste muy asequible. La estafa en cuestión se desarrolla a través de la petición de un depósito previo con la excusa de que el pretendido arrendador se encuentra en el extranjero.

La señal más clara de que el procedimiento no es fiable llega a través de este requerimiento de una cantidad elevada (1.700 euros en el caso real que ponemos de ejemplo) a ingresar a través de Western Union o cualquier empresa de remesas en la que no haya forma de localizar al estafador. La excusa del envío se basa en que el remitente siempre asegura que se encuentra de viaje fuera de España. El futuro arrendador tendría que abonar el dinero antes de ver el inmueble en cuestión, que probablemente ni siquiera exista o ya esté habitado por otras personas.

Los correos electrónicos enviados al usuario, previo ingreso de datos en la web inmobiliaria, también resultan chocantes al leerlos. Están escritos con faltas de ortografía y en ellos se solicitan demasiados datos personales para un primer contacto como profesión o número de hijos.

La dirección de correo eléctronico tampoco suele disimular su dudosa procedencia. En el ejemplo al que ha accedido este diario digital es la siguiente: leroiharrypotter@hotmail.fr Imposible saber quién está detrás de ella. El remitente, evidentemente, nunca llega a identificarse.

Para evitar ser engañados, el portavoz de Facua, Rubén Sánchez, advierte de la importancia de comprobar en el Registro de la Propiedad Inmobiliaria que el nombre de la persona que dice ser el dueño coincida con el del propietario real de la vivienda. Otra de las claves reside en evitar las transacciones a través de las compañías de envíos de remesas. «El ingreso ha de hacerse en una cuenta bancaria abierta por alguien con nombre y apellidos», indica el portavoz de la organización de consumidores.