El Tesoro confía en que la subida de tipos de interés del BCE apenas impacto en su coste de emisión
El Tesoro confía en que la subida de tipos de interés del BCE apenas impacto en su coste de emisión - EFE

El Tesoro emitirá hasta 35.000 millones en deuda este año y confía en seguir abaratando su factura

Los fondos netos destinados a financiar a las comunidades autónomas bajarán de 15.000 a 9.000 millones

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Continuismo en la estrategia de emisión de deuda soberana. El Tesoro público se ha fijado emitir a lo largo de 2019 en términos netos hasta 35.000 millones de euros en letras, bonos y obligaciones del Estado, casi la misma cifra finalmente colocada el año pasado, y confía en seguir reduciendo el coste medio de financiación del país y, por tanto, abaratar la abultada factura que el nivel de endeudamiento alcanzado por España está suponiendo para las arcas públicas.

La estrategia de emisión definida por la secretaría general del Tesoro y Política Financiera contempla una emisión máxima de 35.000 millones, lo que supone un 2,1% más que los 34.277 millones emitidos en 2018. Ese ligero incremento choca con el cuadro económico, que prevé una reducción del déficit hasta el 1,3% del PIB, lo que en teoría implicará unas menores necesidades de emisión. En todo caso, el secretario general del Tesoro, Carlos San Basilio, ha explicado en rueda de prensa que el órgano emisor confía en que a lo largo del segundo semestre del ejercicios se pueda anunciar una reducción de las emisiones reales, tal y como sucedió el año pasado, cuando se fijaron unas emisiones netas de 40.000 millones, frente a los poco más de 34.000 millones finales.

San Basilio ha explicado que incluso cualquier desviación en asuntos cifras como el déficit público previsto no obligarían a incrementar esa cifra de 35.000 millones, que contempla también los créditos para pagar las pensiones y el dinero que se destina a los mecanismos de liquidez y financiación de las comunidades autónomas. En este sentido destaca que la vuelta ya el año pasado al mercado de Andalucía y Baleares y la posible salida de otras regiones del paraguas del Estado, así como el menor déficit público de las comunidades reducirá esta partida de 15.000 a 9.000 millones netos.

El Tesoro prevé además que el coste de la deuda en circulación, que el año pasado cerró en una media del 2,39%, se siga abarantando durante este ejercicio. Y eso que la normalización de la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE), que ya ha comenzado con el fin de las compras de activos y podría continuar en 2019 con las primeras subidas de los tipos oficiales, se traducirá previsiblemente en un incremento generalizada de los tipos de interés. En este sentido, en el Gobierno confían en que el apetitio de los inversores por la deuda española pese más. «La perspectiva general sobre la economía española va a seguir siendo positiva«, ha dicho San Basilio, quien ha admitido en todo caso que el mercado sufrirá episodios de volatilidad a raíz de la incertidumbre política y económica general.

A esa reducción del coste medio de la deuda en circulación viene contribuyendo no solo el abaratamiento de las nuevas emisiones, que se hacen a un interés medio de poco más del 0,6%, sino también que el Tesoro inició hace unos años una estrategia de ampliación de la vida media de la deuda en circulación, ahora de 7,45 años. A lo largo de 2019 se prevé seguir aumentando, aunque no al mismo ritmo, esa vida media mediante la emisión solo de papel a medio y largo plazo, mientras que se amortizarán más letras de las que se emitan. Con esto, la dirección del Tesoro confía en proteger aún más al Estado de esa previsible subida del precio del dinero por el BCE.