La tensión prebélica se adueña de los mercados y deja al Ibex, que cayó un 3,93%, en pérdidas anuales

El índice Ibex-35 del mercado continuo español bajó ayer un 3,93% , marcando al cierre 6.022,40 puntos, un 0,24% menos que a principios de año

J. HOLGADO, M. LARRAÑAGA
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

MADRID. Bolsas a la baja, dólar cediendo posiciones ante un euro cada día más fuerte y petróleo por encima de la temida barrera de los 30 dólares. Este es el resumen de la operativa de los mercados. El diagnóstico de los analistas también es claro: la incertidumbre se ha adueñado de los mercados.

Los inversores estuvieron ayer más pendientes de los rumores sobre lo que podría pasar con el informe de los inspectores de armas de la ONU y con la reacción de Estados Unidos ante el documento que de las propias cotizaciones. Y en estas circunstancias, cuando no está claro el futuro inmediato, los inversores optan por vender, hacer liquidez y esperar a mejores momentos para volver a comprar.

La mayor caída del año

El problema es que la sesión de ayer no fue un caso aislado. Aunque significativa por la fecha (justo el día en que se haría público el informe) y por la caída (un 3,93%, la mayor del año), lo cierto es que la Bolsa española lleva desde el pasado día 16 más pendiente de los acontecimientos prebélicos que del propio mercado. En aquella jornada marcó el máximo de este año, 6.610,60 puntos. Ayer marcó el mínimo, 6.022,40 puntos, lo que supone que en siete sesiones el Ibex-35 ha perdido casi 600 puntos y que ya se encuentra por debajo del nivel que marcaba el selectivo a comienzos de este año.

Hasta ayer, el Ibex era el único índice europeo de relevancia que se había resistido a entrar en pérdidas. Incluso se había permitido en algunas jornadas subir a contracorriente, en solitario, mientras las pérdidas se adueñaban del resto de las plazas.

Así, 34 de los 35 valores del índice registraron pérdidas ayer. Sólo Acciona se salvó de la quema, pero sin subir, ya que repitió cambio. En el lado más negativo, Vallehermoso cayó más de un 13% afectada por los planes de fusión con Sacyr y, sobre todo, porque esta fusión conllevaría una ampliación de capital.

Derrumbe de Telefónica

Pero lo más determinante a la hora de valorar el comportamiento del mercado fueron las caídas de Telefónica (6,27%) y sus filiales, así como Repsol, por encima del 3%, y los dos grandes bancos, con el SCH cayendo más del 3,5% y el BBV quedandose a las puertas del 3%.

En estas condiciones, con los valores líderes del mercado marcadamente bajistas, lo normal es una severa caída del índice, como la que se produjo.

Sin embargo, conviene precisar que la bolsa española se mantiene como la mejor de Europa en lo que va de mes. Londres y Amsterdam han caído más de un 11% este año, mientras París y Fráncfort pierden más del 8%.

El euro arrasa al dólar

También como consecuencia de la incertidumbre, los inversores han decidido en masa deshacer sus posiciones en dólares, por considerar que el riesgo de guerra es demasiado alto y que la divisa estadounidense será la más afectada si la guerra se produce finalmente y más aún si el ataque procediera de una acción unilateral estadounidense no avalada por el Consejo de Seguridad de la ONU.

En estas condiciones, el euro ha proseguido su escalada frente al dólar, llegando a superar en algunos momentos de la jornada de ayer los 1,09 dólares por euro, a pesar de que el financiero George Soros criticó ayer duramente la gestión que el BCE lleva a cabo con el euro.

En la reunión de Davos, Soros indicó que el euro se diseñó en su momento y se dirige hoy en día pensando en las premisas alemanas de lucha contra la inflación y sin poner énfasis en la idea de crecimiento económico, por lo que la actual debilidad de Alemania supone un grave problema para el euro.

Soros consideró que la FED estadounidense es un mejor modelo de autoridad monetaria que el BCE, más ágil y más efectiva.

Petróleo ligeramente al alza

Por último, el petróleo Brent se mantuvo un día más por encima de la barrera de los 30 dólares por barril aunque las oscilaciones en los precios fueron mínimas.

Fuentes de Arabia Saudí, el mayor exportador de crudo del mundo, insistieron ayer en subrayar que estos precios son producto de la especulación y el acaparamiento e indicaron que llevan semanas preguntando a refinerías y clientes si es necesario más crudo en el mercado, obteniendo siempre respuestas negativas.