Un barco de crucero atracado en el puerto de Barcelona
Un barco de crucero atracado en el puerto de Barcelona - Inés Baucells

La temporada alta del sector de los cruceros

La industria en España ha logrado aparcar las polémicas sobre la sostenibilidad de su actividad y ya suma el 10,9% del PIB turístico

Actualizado:

De los 26,7 millones de cruceristas marítimos en todo el mundo en 2017, 510.000 fueron españoles (poco más del 1,9%). España va ganando progresivamente peso en la industria de cruceros como país receptor y emisor y algunos de los puertos nacionales son punto clave en el desarrollo de este sector, concretamente el de Barcelona. España superó en 2017, por primera vez en su historia, los 9 millones de visitantes en este tipo de barcos, siendo la segunda potencia europea en número de cruceristas, según los datos facilitados por Puertos del Estado. Y si hablamos de España como mercado emisor, ha superado a Francia como el cuarto mercado de pasajeros más importante de Europa, con un crecimiento del 6,4% entre 2016 y 2017, según los datos recogidos por la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA). El volumen de negocio generado por el sector en España supera los 1.255 millones, da empleo (directo, indirecto e inducido) a 26.400 personas y representa un 10,9% del PIB del sector turístico nacional.

«Esta temporada ha empezado muy fuerte y creemos que va a ser muy buena. Cuando hay más barcos crece el sector y las compañías de cruceros están invirtiendo mucho en el aumento de la flota», explica Alfredo Serrano, director general de CLIA España. En lo que se refiere a los destinos que más eligen los españoles y que a su vez más crecen, señala el Mediterráneo occidental y el norte y el este de Europa. «A los españoles les gusta cada vez más realizar cruceros, el mercado crece entre un 5% y un 6% al año», puntualiza. La edad promedio de los pasajeros marítimos del año pasado fue de 47 años. En el caso de España baja a 44 años, «los segundos más jóvenes de Europa por detrás de Italia». Y la duración media fue de 7,2 días, un 2% más bajo que en 2016. Para Serrano, uno de los retos del sector es «atraer a nuevos segmentos, más jóvenes».

El sector de los cruceros en España genera empleo (directo, indirecto e inducido) para 26.400 personas

Optimismo

El optimismo es compartido entre los responsables de las grandes compañías de cruceros. «Vemos un futuro extremadamente positivo porque si consideramos el número de cruceristas españoles y el número de habitantes, el ratio es de 1,1, mucho más bajo que otros países europeos, y hay espacio para crecer», afirma Raffaele D ´Ambrosio, director general de Costa Cruceros para España y Portugal. La compañía ha aprovechado la mejora del mercado «y hemos tenido un crecimiento muy sano, con precios crecientes». En la apuesta de Costa Cruceros para crecer en el mercado español se incluyen una serie de iniciativas para facilitar el viaje de los pasajeros. «Tenemos acuerdos con Iberia, Vueling y Renfe para que los pasajeros, una vez que se suben al avión o al tren, sientan que ya comienza su crucero. La maleta la encontrarán en el barco», explica D ´Ambrosio. Los viajes de doce de los catorce barcos de la flota de esta compañía se venden para el público español y entre las próximas novedades se encuentra «el lanzamiento de una conexión directa con el Caribe francés». En el 2019 tendrán un barco más en España, con salida desde Valencia.

MSC Cruceros hace escala en más de 15 puertos peninsulares e insulares de España. «El crucero es un producto completo que se adapta al gusto de los españoles y tiene mucho margen de crecimiento», explica Emiliano González, director general de MSC Cruceros en España. Recuerda que muchos españoles «tienen intención de realizar un crucero» a corto o medio plazo. Esta compañía cuenta con un ambicioso plan estratégico para el crecimiento de su flota. En junio, con la llegada de un nuevo barco, tendrán navegando un total de 15 y para 2026 está previsto llegar a los 24. En esta segunda fase de expansión van a invertir un total de 10.500 millones de euros. «En el 2017 tuvimos dos millones de pasajeros, lo que supuso un crecimiento del 8%. En España nuestra cuota de mercado es del 25%», subraya González. Con la llegada de los nuevos barcos, «doblaremos nuestra oferta en 2020 y la triplicaremos en 2024».

La compañía Norwegian Cruise Line (NCL) está igualmente satisfecha con el crecimiento del mercado español, donde creen que pueden aumentar bastante en el segmento premium. «Con la presentación de Premium All Inclusive en España el octubre pesado obtuvimos una mayor visibilidad en este segmento. En 2018 volveremos a tener tres barcos posicionados en España y continuaremos haciéndolo en 2019», explica Kevin Bubolz, director general de la compañía en Europa. Destaca el crecimiento contínuo de pasajeros españoles, excepto en 2017, aunque para este año «ya está aumentando y nuestros pasajeros españoles han empezado a reservar los cruceros con más antelación».

MSC Cruceros tiene un plan ambicioso para ampliar su flota de 15 barcos en junio hasta los 24 en 2026

Puerto de Barcelona

Pero al sector no le han faltado desafíos, como el debate sobre la sostenibilidad, especialmente intenso en Barcelona. En este sentido, el puerto de Barcelona vivirá una intensa reordenación de espacios en los próximos años después del acuerdo alcanzado entre Ayuntamiento y Autoridad Portuaria que regulará y limitará su actividad turística. «Es importante que exista un acuerdo, mejor que incertidumbre», subraya Alfredo Serrano de CLIA España.

MSC Cruceros ya ha solicitado a la Autoridad Portuaria una concesión de una terminal «que garantice el atraque de nuestros barcos», confirma Emiliano González. Por su parte, NCL, con tres barcos que parten de puertos españoles, no tienen previsto cambios en itinerarios. Norwegian Epic inicia su itinerario desde Barcelona y está «muy bien establecido y recibido en España», afirma Bubolz. Desde Costa Cruceros recuerdan que esta industria aporta mucho valor a Barcelona «y es importante colaborar con las instituciones para tener el mejor desarrollo posible en la ciudad», puntualiza Raffaelle D ´Ambrosio.