Telefónica recupera el liderazgo empresarial en España al superar en beneficios a Repsol-YPF

El Grupo Telefónica presentará hoy unos resultados superiores a los anunciados recientemente por Repsol-YPF. Esta estrategia financiera le permitirá recuperar el liderazgo empresarial perdido en favor de la petrolera y trasladar un mensaje de optimismo al mercado.Por su parte, Telefónica Móviles anunció ayer un beneficio neto de 98.267,5 millones de pesetas en 2000, un 20,1 por ciento más.

MADRID. Antonio Polo
Actualizado:

El consejo de administración de Telefónica se reúne hoy para formular las cuentas correspondientes al ejercicio 2000 y remitirlas posteriormente a la CNMV y la SEC. Según fuentes solventes, desde hace unas semanas y alentados por el consejero delegado, Fernando Abril Martorell, los financieros de la compañía han vivido un auténtico zafarrancho de combate para presentar unos resultados superiores a los ofrecidos el pasado día 15 de febrero por Repsol-YPF y retornar de esta forma a lo más alto del escalafón empresarial nacional. La petrolera anunció entonces unos beneficios netos de 404.151 millones de pesetas, lo que supone un crecimiento del 140 por ciento respecto a los obtenidos en el ejercicio 1999.

En el primer semestre de 2000, la operadora comunicó a la CNMV beneficios por valor de 164.555 millones de pesetas, frente a 190.345 comunicados por Repsol.

De acuerdo con las mismas fuentes, los resultados que el Grupo Telefónica hará hoy públicos crecerán cerca del 39 por ciento, superando de esta forma los 404.151 millones de pesetas de Repsol-YPF.

De confirmarse esta estrategia financiera, los resultados previstos por un nutrido grupo de analistas saltarían por los aires. Los expertos estiman que el Grupo Telefónica obtuvo un resultado neto consolidado próximo a 375.366 millones de pesetas (2.256 millones de euros) en 2000. En términos porcentuales supondría un incremento de 25 puntos, pero una caída del 13 puntos respecto a la subida experimentada en 1999, que fue del 38 por ciento. De igual forma creen que los resultados operativos (EBITDA) del grupo experimentarán un crecimiento próximo al 10 por ciento, en tanto que los ingresos rondarán los 4,82 billones de pesetas, un 26 por ciento más.

Telefónica puede «jugar» distintas bazas para ofrecer la cuenta de resultados que más le plazca. La consolidación de filiales llevada a cabo en en Brasil, Argentina y Perú (Operación Verónica) es uno de los argumentos contables que permitirá alcanzar estos resultados.

Convertirse en la empresa española que más dinero gana no es una cuestión de imagen baladí. El presidente de Telefónica, César Alierta, y la plana mayor del cuerpo directivo se trasladarán a Brasil poco después de hacer públicas sus cuentas, precisamente para mantener un encuentro de ámbito internacional con expertos analistas y despejar posibles dudas sobre el futuro del grupo.

Esta ronda, en la que estarán acompañados por la plana mayor de Portugal Telecom, su socio estratégico de móviles en el país iberoamericano, se ha convertido en una auténtica cruzada para relanzar la acción en los mercados financieros.

MÓVILES GANA UN 20 POR CIENTO

Telefónica Móviles sigue siendo la «niña bonita» del Grupo a tenor de los resultados obtenidos en 2000, su primer año global de operaciones. La compañía anunció ayer un beneficio neto de 98.267,5 millones de pesetas, un 20,1 por ciento más que en 1999, y unos ingresos de 1,23 billones (34,8 por ciento). Su EBITDA mejoró un 36,5 por ciento y alcanzó los 407.878,6 millones. Su presidente, Luis Lada, explicó que estos resultados son fruto del crecimiento del número de clientes (hasta 21,8 millones, un 52 por ciento más), del tráfico cursado (31.911 millones de minutos) y del aumento de la rentabilidad de las operaciones. Su cuota de mercado en España alcanza el 56 por ciento y situa a Telefónica Móviles como el mejor operador europeo por este concepto. El ratio deuda-capitalización bursátil es del 20 por ciento (1,08 billones de pesetas), uno de los más bajos del sector.

Del total de ingresos contabilizados, España aportó el 65 por ciento (798.070,4 millones), mientras que las filiales iberoamericanas reportaron el 35 por ciento restante (428.294,2 millones). Para este ejercicio, las previsiones apuntan a un crecimiento del 15-20 por ciento.

Lada atribuyó a «visiones infundadas y castatrofistas» las severas correciones a que se han visto sometidas las operadores en Bolsa. Recordó que los bancos de inversión han fijado el precio objetivo de la acción en 12,5 euros, mientras los analistas y en función del flujo de caja elevan su valor hasta los 16 euros.

La compañía destinó el pasado año 1,10 billones de pesetas al pago de licencias de tercera generación conseguidas en Alemania, Italia, Austria y Suiza. En 2001 las inversiones en UMTS se reducirán a 1,2 millones de euros.

Los resultados presentados por la filial celular propiciaron subidas en las empresas del Grupo, que aumentó su capitalización bursátil en 754.000 millones de pesetas. Telefónica subió un 3,70 por ciento (17,96 euros), Móviles un 4,82 por ciento (8,48 euros), Terra Lycos un 2,25 por ciento (13,20 euros) y TPI un 1,07 por ciento (6,62 euros).

TERRA PIERDE 92.380 MILLONES

Por su parte, Terra Lycos registró unas pérdidas netas de 92.380 millones de pesetas en 2000 y unos ingresos de 51.168 millones. Según la compañía, los resultados se han visto afectados por la amortización del fondo de comercio, que asciende a 42.176 millones de pesetas. El EBITDA fue negativo en 59.773 millones.

Por otra parte, el consejo de Terra Lycos nombró ayer a Stephen J. Killeen nuevo presidente de la compañía en Estados Unidos, para intentar reconducir el equilibrio en la gestión diaria tras la salida de Bob Davis, actual vicepresidente no ejecutivo. Killeen reportará directamente a Joaquim Agut, presidente de Terra Lycos y será el responsable de los ingresos, beneficios y la atención a los consumidores de la unidad de negocio norteamericana.