El presidente federal suizo, Hans-Rudolf Merz, director del departamento Federal de Finanzas, habla en rueda de prensa en Berna, Suiza. /Efe
El presidente federal suizo, Hans-Rudolf Merz, director del departamento Federal de Finanzas, habla en rueda de prensa en Berna, Suiza. /Efe

Suiza aumenta el intercambio de información en materia fiscal con otros países

Andorra, Liechtenstein, Luxemburgo y Austria también se comprometen a ser más transparentes para casos de presunto fraude o evasión del fisco

AGENCIAS |
GINEBRAActualizado:

Suiza, uno de los países señalados como posibles paraísos fiscales por la OCDE, ha anunciado que flexibilizará, con condiciones, su cooperación internacional en materia fiscal para casos de presunto fraude o evasión fiscal. Esa política de transparencia en materia fiscal ya había sido asumida, en mayor o menor medida, horas antes por Andorra, Liechtenstein, Luxemburgo y Austria.

El país helvético ha declarado que ha adoptado esta medida para evitar entrar en la "lista negra" de paraísos fiscales de la OCDE que será llevada a la cumbre que el G20 celebrará en Londres el 2 de abril, ya que para el residente de turno, Hans-Rudolf Merz, la inclusión en el listado sería "perjudicial para la plaza financiera suiza, pero también para la plaza financiera en su totalidad". El Ejecutivo suizo ha asegurado que simplificará los procesos de intercambio de información con otros países en caso de sospechas "demostradas y concretas" de evasión fiscal

Esta modificación de la regulación permitirá ampliar el intercambio de información con otros países "en determinados casos", pero el gobierno ha dejado claro que "no se trata de llegar a un intercambio automático" y ha aclarado que la privacidad de los clientes seguirá siendo protegida contra la consulta "injustificada" de informaciones relativas a su situación patrimonial, sin que ello signifique que el secreto bancario proteja a los autores de delitos fiscales.

Merz ha aclaraddo que no se trata de permitir "expediciones de pesca" para capturar a posibles defraudadores y que se debe garantizar la protección de todos los derechos en el procedimiento. En concreto, la flexibilización en el terreno del intercambio de información fiscal se hará en el marco de los acuerdos bilaterales existentes con otros países para evitar la doble imposición. Por ello, Suiza va a emprender negociaciones con los países interesados para revisar los acuerdos existentes y cuando las convenciones renegociadas entren en vigor, será efectivo el intercambio de informaciones sobre presuntos casos de fraude y evasión fiscal.

UBS tuvo que revelar sus clientes

En el borrador de la lista preparatoria para el G20, Liechtenstein, Andorra y Mónaco aparecen como paraísos fiscales, y Suiza, Austria, Luxemburgo, Hong Kong y Singapur como países que no cooperan en esta materia.

Suiza, que basa el poder de su plaza financiera precisamente en el secreto bancario, se ha visto sometida a fuertes presiones en los últimos meses, de los que ha sido víctima sobre todo el mayor banco del país, UBS. En una medida sin precedentes, la entidad accedió el mes pasado a revelar unos 300 nombres de clientes de EEUU acusados por la justicia estadounidense de fraude fiscal, ante la amenaza de ver retirada su licencia de operación en ese país.

Pero lejos de calmar al departamento de justicia de EEUU, UBS vio cómo se le pedía romper el secreto bancario de más de 50.000 de sus cuentas, hasta el punto de que la ministra de Exteriores suiza, Micheline Calmy-Rey, advirtió la semana pasada a su homóloga Hillary Clinton, de que presionar demasiado sería peligroso no sólo para Suiza sino para el sistema financiero mundial. En un signo de la preocupación de Berna por la suerte de UBS, y con el fin de defender "los intereses soberanos de Suiza", el Consejo Federal (gobierno) ha decidido presentarse como 'amicus curiae' en el procedimiento civil que enfrenta al banco con el fisco estadounidense. Esta figura permite a una tercera parte directamente afectada por un litigio de dar su opinión y sus argumentos en la causa.