Suez se retira de Argentina donde tiene su mayor inversión exterior

La filial de la compañía francesa, que distribuye agua a más de diez millones de personas en Buenos Aires, está participada en un 25% por Aguas de Barcelona (Agbar)

Actualizado:

CARMEN DE CARLOS

CORRESPONSAL

BUENOS AIRES. Aguas Argentinas (Suez y Agbar) se ha convertido en la primera gran compañía de servicios públicos privatizada en marcharse de un portazo del país. Ayer por la tarde anunció la ruptura de las negociaciones con el Gobierno de Néstor Kirchner y el abandono de la concesión, después de no lograr un acuerdo sobre la actualización de las tarifas, congeladas desde enero del 2002.

«Pese a los esfuerzos de las dos partes, parece que las últimas negociaciones entre el Gobierno argentino y Aguas Argentinas, no han sido coronadas con éxito». Tras el comunicado de la firma Suez, se esconde una medida drástica: la compañía dirimirá sus diferencias en el Ciadi, tribunal internacional de arreglos diferenciales para empresas, que depende del Banco Mundial. La firma con sede en París no renunció a esta instancia judicial donde reclama 1.700 millones de dólares. Como el resto de las empresas privatizadas, Suez recibió presiones del Gobierno para abandonar esta instancia. Pero, a diferencia de otras empresas como Gas Natural, condicionó retirar la demanda a concretar un acuerdo satisfactorio.

La decisión de Suez, cuya filial distribuye agua a más de diez millones de personas en Buenos Aires, puede no tener efecto inmediato. Según fuentes del Gobierno, el Ejecutivo podría exigirle a la empresa que continúe al frente durante un año más.