Jean-Louis Chaussade. director general de suez-environnement

«Seguimos a la espera de la privatización del Canal de Isabel II»

El presidente del grupo apuesta por la división internacional, donde España juega un papel estratégico

Actualizado:

Acaba de presentar los resultados de 2010. Suez Environnement ha incrementado en un 40,1% su beneficio hasta 565 millones de euros, cifra que incluye las plusvalías por valor de 196 millones derivadas tanto de la operación para elevar al 75% su participación en Agbar como a una reorganización de sus sociedades concesionarias en Francia.

Unos resultados «muy buenos», tal y como califica Jean-Louis Chaussade, director general del grupo. Añade que la compañía ha resistido muy bien a la crisis en 2009 y los resultados de 2010 no suponen un crecimiento en la recuperación, «sino un crecimiento de verdad».

—¿Cómo se consigue este crecimiento en una situación económica tan complicada como la actual?

—Trabajamos en tres segmentos de negocio fundamentales: tratamiento y gestión de agua, recogida de basuras y residuos industriales, y la división internacional. En todos ellos hemos tenido un crecimiento. Respecto a la vertiente de los residuos, nos acompaña un cambio que se está produciendo en Europa y es que se acude más al reciclaje que a los vertederos. También nos es favorable la evolución de los precios de las materias primas secundarias.

—En el ámbito internacional, Suez Environnement acaba de ganar un contrato de explotación y mantenimiento de los servicios de agua y saneamiento en Adelaida (Australia) por un importe total de 840 millones de euros. ¿Qué supone para el grupo?

—Australia es una gran apuesta por varios motivos. El fundamental es que sufre grandes sequías y en los últimos cinco años se han construido grandes desaladoras, como la nuestra de Melbourne. En Australia sufren problemas de abastecimiento y ahora la apuesta es la mejora de la gestión del ciclo de agua dentro de las ciudades. Allí ya hemos ganado varios concursos y el último de esta semana supone un paso más en nuestro reforzamiento en la zona, por lo que esperamos que la facturación de 2011 supere allí los mil millones de euros.

—¿Qué otras apuestas internacionales hay?

—Los países asiáticos, donde actuamos con gran voluntad de desarrollo. Históricamente nos hemos centrado en China e India. En norteamérica somos distribuidores de agua y queremos desarrollar nuestro negocio y vamos a tener un crecimiento importante. En Europa del Este y central, Oriente Medio y Magreb trabajamos fundamentalmente la distribución del agua y los residuos. España es un país clave en el desarrollo de actividades de agua, igual que América Latina.

—En junio del pasado año, su grupo se hizo con el 75% de Aguas de Barcelona, Agbar, dejando el resto en manos de Criteria (La Caixa). ¿Cuál ha sido la rentabilidad de la operación?

—Las inversiones totales netas del grupo se sitúan en 1.647 millones de euros y la operación Agbar supuso unos 429 millones. Hemos pagado ya la parte de agua a un múltiple de 7 veces el ebitda.Vamos a lograr la rentabilidad prevista. Esta operación supone un gran plus porque permite intercambios de operaciones en mercados como el español y francés, que son muy diferentes.

—En nuestro país existen muchos ayuntamientos endeudados. ¿Estaría interesado en su posible privatización de la gestión de aguas?

—Aguas de Barcelona tiene más de 1.100 contratos para gestionar el ciclo de agua. Las actuales circunstancias pueden originar nuevas oportunidades, pero hay que ver en qué condiciones financieras. Lo cierto es que los municipios deben jugar su papel y las tarifas e inversión son responsabilidad del Estado. Hasta ahora ha habido una gestión compartida entre entidades públicas y privadas y va a haber más oportunidades.

—¿Nuevas oportunidades como la privatización del canal de Isabel II?

—Aún no ha salido el pliego y hay que conocer las condiciones.

—¿Pero siguen interesados?

—Sí, lo estamos, pero tendremos que esperar a conocer más datos porque somos operadores y no financieros.

—Algunos analistas recomiendan que Banco de Valencia se deshaga de su participación en Aguas de Valencia, ¿hay alguna conversación?

—Se trata de una participación a largo plazo. Aún quedan 45 años de concesión y estamos ahí para aportar nuestra capacidad y «know how».

—¿Qué previsiones hay para 2011?

—Estamos pendientes de los datos del FMI que apunta que el crecimiento económico será del 1,5% en Europa, del 3% en EE.UU. y del 6,5 para los países en desarrollo. Conforma a ello, nuestra facturación crecerá un 5% y el ebitda un 10% —un 3% por la operación Agbar y un 7% por el crecimiento natural orgánico del grupo—.