Los sueldos de la élite empresarial española

La remuneración de los primeros ejecutivos del Ibex no corre la misma suerte que la evolución bursátil de las empresas que dirigen

Actualizado:

Cada sesión de caída libre que sufre el Ibex en los últimos meses marca con números rojos el proceso de debilitamiento que atraviesa la economía española. Las pérdidas del selectivo no conocen límites desde finales de 2007. Eran los tiempos en los que el índice rozaba los 16.000 puntos frente a los 7.100 en los que cerró el pasado viernes.

Sin embargo, hay una cifra que casi no ha sufrido merma desde entonces en las grandes compañías del país: las remuneraciones de sus principales ejecutivos. Mientras el Ibex fue uno de los selectivos con más pérdidas de toda Europa en 2011, con una caída del 17,43%, los sueldos de los consejeros no han seguido la misma evolución que las compañías que dirigen.

Pero, ¿está la gestión de las empresas del Ibex a la altura del sueldo que cobraron sus responsables en 2011? La respuesta tiene matices: depende de cada caso. Un buen barómetro para saberlo es la rentabilidad de los títulos de cada empresa, es decir, el retorno acumulado al accionista incluyendo el dividendo bruto. Y aquí es donde se observan diferencias sustanciales.

De esta forma, en el ranking de ejecutivos del Ibex 35 que más ganaron en 2011, el presidente y consejero delegado de Inditex, Pablo Isla, ocupa la primera plaza con 17,98 millones de euros. Sin embargo, en su caso la mayor parte de la cifra procede de la valoración del paquete de las 221.264 acciones que le fueron otorgadas en atención a su nombramiento como consejero delegado el pasado año. El paquete de títulos estaba valorado en 13,6 millones de euros en el momento en que la junta de accionistas aprobó la entrega, ya que por entonces la acción se encontraba a un precio de 61,82 euros. Entre 2007 y 2011, la rentabilidad de la acción de Inditex habla bien de la gestión de la empresa ya que se revalorizó un 69%, superando el aumento de sueldos del consejo y la alta dirección en el mismo período, del 36%, si bien en este dato no se incluyen los títulos entregados a Isla.

Junto a este concepto, Isla también percibió unos 127 millones por formar parte del consejo de administración, de la vicepresidencia y de comisiones de la empresa. Además, el directivo recibió una retribución fija de 2,45 millones y otra variable de 1,73 millones.

A pesar de que ninguno de sus dirigentes obtenga el primer puesto del Ibex, Banco Santander concentra el mayor número de cargos entre los ejecutivos mejor pagados del Ibex con cinco de los quince. Encabeza la lista con 12,51 millones de euros recaudados el pasado año, Alfredo Sáenz, consejero delegado de Banco Santander que ocupa el segundo puesto del ranking total. En la misma entidad, tras Sáenz, aparece el vicepresidente y consejero ejecutivo, Matías Rodríguez Inciarte, que se embolsó 6,51 millones, así como el ya retirado exconsejero y exdirector general para Latinoamérica, Francisco Luzón, que cobró 6,47 millones.

Llama la atención que el presidente de la entidad, Emilio Botín, fuera el ejecutivo que menos ganó de los cinco del grupo presentes en el ranking. Esto se explica porque Banco Santander, con el impulso de Botín en particular, fue el primer banco en España que fomentó la transparencia en los sueldos de sus ejecutivos. La razón de dicha diferencia en la cantidad está en que sus consejeros cobran más en retribuciones que él.

Por ello, Ana Patricia Botín, consejera delegada de la entidad bancaria en Reino Unido, ganó más que su padre en 2011. Mientras la directiva percibió 5,51 millones de euros, Emilio Botín recaudó 5,09 millones. En los honorarios de los cargos del grupo están incluidas la asignación anual, las dietas de asistencia y la retribución fija y la variable, así como la valoración a fecha del 30 de diciembre de 2011 del paquete de acciones que la entidad repartió a cada uno de los ejecutivos. En cuanto al resto de altos ejecutivos del grupo, el aumento de sueldo que experimentaron entre 2007 y 2011 fue del 18%, una cifra que no fue a la par de la rentabilidad de la acción, que en estos cuatro años retrocedió en un 46%.

Salarios de crisis

Por su parte, Repsol mantiene un dato positivo, con una rentabilidad de su acción desde el inicio de la crisis hasta el pasado año del 19%. Eso sí, la subida de sueldo de los órganos de gestión de la petrolera en dicho período ha sido mayor, al aumentar un 66%. De esta forma, el presidente de la compañía, Antonio Brufau fue en 2011 el tercer ejecutivo mejor pagado del Ibex, con 10,48 millones percibidos entre los que se incluyen una gratificación puntual de 2,77 millones asociada al incremento de resultados en 2010 por la entrada de la china Sinopec en el capital de la filial brasileña de Repsol.

En la cifra final del dirigente catalán también están sumados los 353.188 euros recibidos por estar en el consejo, los 2,368 millones por el desempeño de puestos y funciones directivas y 1,94 millones por retribuciones en especie junto a variables. Asimismo, por pertenecer al consejo de Gas Natural y de la argentina YPF, percibió 375.081 millones. Por último y como pólizas de seguro de vida y jubilación, planes de pensiones y premio a su permanencia, Brufau obtuvo 2,67 millones de euros.

El último ejecutivo cuyo salario supera la decena de millones anuales es César Alierta, presidente de Telefónica, con 10,26 millones. La mayor cantidad la recibió como una retribución variable a corto plazo, de 4,02 millones. Por lo demás, obtuvo 2,53 millones por su sueldo de ejecutivo y remuneración como presidente, así como 100.000 euros por su pertenencia a la comisión ejecutiva del consejo y 265.300 euros por otras variables. A todo ello hay que añadir lo ingresado por prestaciones sociales y salario en especie, que sumaron 1,08 millones. La diferencia la marcó de nuevo el paquete de acciones. El 29 de julio, Telefónica comunicó a la CNMV la entrega de 145.544 acciones a favor de Alierta como beneficiario de un plan de incentivos. Lo que supuso, con el valor de la acción del mismo día de 15,6 euros, un total de 2,27 millones.

Al igual que Banco Santander, Telefónica acumula otro cargo en la lista de mejor pagados, ya que el consejero delegado de la compañía, Julio Linares, obtuvo un total de 7,3 millones. Asimismo, recibió 99.233 acciones, que se tradujeron en 1,5 millones. Su retribución variable a corto plazo fue de 3,01 millones, con un sueldo de 2,5 millones, una remuneración en otros conceptos de 126.084 euros, unas prestaciones sociales por importe de 564.501 de euros y un salario en especie de 83.923 euros. La rentabilidad de la acción de Telefónica, en cambio, ha tenido una curva descendente: desde 2007, ha disminuido un 20%.

El presidente y consejero delegado de Iberdrola, José Ignacio Sánchez Galán, tuvo una remuneración total de 9,3 millones. Ello se debió a la liquidación de una fase del bono estratégico 2008-2010 que supuso la entrega el pasado año de 500.000 acciones según lo registrado en la CNMV, a fecha del 30 de junio de 2011, cuando la cotización de la acción estaba en 6,05 euros. La valoración de este paquete supone, por tanto, 3,02 millones. A esta cifra hay que añadirle la remuneración percibida por el resto de conceptos, que ascendió a 6,3 millones. Galán recibió 567.000 euros por su pertenencia al consejo, 168.000 euros por la prima de asistencia, 4,5 millones por la retribución fija y la variable y 61.000 euros por otros conceptos. Además, el consejo le reconoció un extra especial, de un millón de euros, por la buena labor de gobierno corporativo desarrollada. En el otro lado de la balanza, el retorno de los dividendos de los accionistas cayó hasta casi un 50%.

Florentino Pérez, presidente de ACS, ganó seis millones. La constructora le otorgó 1,53 millones para su plan de pensiones y 13.000 euros a su seguro de vida, mientras su retribución por el resto de conceptos ascendió a 4,45 millones. La remuneración de los consejeros y la alta dirección de ACS, sin embargo, ha disminuido durante la crisis. En concreto, en tan solo un 0,2%. En distinta medida, por tanto, que el rendimiento para los accionistas, que ha perdido un 28% en los mismos años. Se trata, eso sí, de la única empresa de las analizadas en la que la remuneración ha bajado en la crisis.

Menos de 5 millones

El primero del grupo de ejecutivos que no alcanza los 5 millones en 2011 es el presidente del BBVA, Francisco González. Su retribución total ascendió a 4,9 millones, incluyendo tres millones de sueldo variable y 1,9 de fijo. Esta cifra supone un 6,4% menos que lo que percibió en 2010.

Muy cerca se encuentra José Manuel Entrecanales, presidente de Acciona, con 4,5 millones. De ellos, 4,4 millones provienen de la retribución en metálico, 76.000 euros de acciones y 18.000 euros en especie. La rentabilidad de la acción sufrió una caída de un 75%. La mayor de todas. El caso de Felipe Benjumea, presidente de Abengoa, es peculiar: de un total de 4,4 millones, 3,8 se deben a la retribución variable. También recibió 586.000 euros de sueldo y 93.000 euros de dietas.