Suecia se queda sin efectivo

El anuncio de que una tienda de IKEA solo admitirá tarjetas es otro hito en un país en el que el pago en metálico en comercios apenas suma un 15%

BerlínActualizado:

La tienda Ikea del suburbio de Valbo, a las afueras de la ciudad sueca de Gävle, no admitirá efectivo a partir del 1 de octubre. El experimento de esta ciudad a 170 kilómetros al norte de Estocolmo se veía venir en el país europeo que menos efectivo usa: Suecia; donde los pagos en metálico en el sector minorista cayeron del 40% en 2010 a alrededor del 15% en 2016, según el Riksbank sueco. La tienda Ikea de Valbo no es la única, cada vez más minoristas avisan al cliente de que ya no aceptan dinero en efectivo, sin contar que la mayoría de las sucursales bancarias ya no tiene billetes o monedas en sus oficinas. En nuestro país la cosas van bastante más despacio para el dinero electrónico; según el BCE, el 87% de las transacciones siguen haciéndose en «cash», aunque el año pasado se realizaron 3.430 millones de pagos con tarjeta, casi el doble que hace una década y un 12,6% más que un año antes, según los datos del Banco de España. Sin embargo,

Entre quienes se oponen a esta despedida del efectivo –no sólo las personas mayores– se encuentra la International Currency Association (ICA), una organización con sede a las afueras de Londres e inscrita el en el registro de lobbies de la Comisión Europa desde el año pasado. La organización está compuesta por distintas organizaciones y empresas dedicadas de una u otra manera a la gestión del dinero en efectivo. Según ICA, el dinero físico es «más seguro», ya que no se ve afectado por ciberataques ni riesgos similares, como el fraude online; se trata además, según la organización, de un método de pago universal «democrático e inclusivo», ya que se «accesible» para cualquiera, incluso para personas con problemas de visión y sin importar su clase social o su adaptación a las nuevas tecnologías.

Suecia no lo ve así e incluso los baños públicos han comenzado a digitalizar los pagos para su uso. Ya son dos tercios de los consumidores que se las arreglan completamente sin efectivo y una gran mayoría asegura que casi siempre usan la tarjeta incluso para pagos inferiores a 100 coronas (aproximadamente 10 euros). El valor total de los pagos en efectivo en la economía sueca ha caído a menos del 2% del PIB del país. Hace más de 350 años fue en Suecia donde se creó el primer billete moderno, por lo que no sorprendería que aquí mismo se inicie el principio de su propio fin, lo ha indicado el propio Riksbank: «En un futuro no muy lejano, Suecia podría convertirse en un país en el que ya no se acepte dinero en metálico».

Un indicador que Suecia podría ser el primer país en eliminar el efectivo son los esfuerzos del Riksbank para obtener su propia criptomoneda: la e-Krona. Desde el nacimiento de la primera criptomoneda –el bitcoin– en 2009, los bancos centrales de varios países se encuentran trabajando para hacer uso de la nueva tecnología en sus respectivos territorios. El Riksbank ha publicado un informe en el que discute dos formas en que la e-Krona podría funcionar: bajo un sistema basado en valores y un sistema basado en registros. El banco central sueco también podría considerar el uso de una combinación de ambos sistemas con el objetivo de ser el primero en introducir en el mercado una divisa digital de carácter estatal.

Con todo, el caso de la tienda Ikea de Valbo es un hito. Si bien sólo no permitirá el uso de pagos en efectivo durante los meses de octubre, noviembre y diciembre, la experiencia dará alas a otras tiendas a rechazar el metálico. El objetivo es –según la empresa– minimizar el riesgo de robos y fraudes y ahorrar tiempo a los empleados. En España, según el artículo 1.170 del Código Civil, «el pago de las deudas de dinero deberá hacerse en la especie pactada y, no siendo posible entregar la especie, en la moneda de plata u oro que tenga curso legal en España» Por lo anterior, faltará tiempo para que España deje de aceptar efectivo ya que es necesario previamente suprimir o actualizar el Código Civil.