Fernando Cervigón y Sara Cobos, que se encarga de los proyectos de la ONG vinculada a la marca
Fernando Cervigón y Sara Cobos, que se encarga de los proyectos de la ONG vinculada a la marca

La sostenibilidad llega a los objetos cotidianos

Todarus fabrica cepillos de dientes, pajitas o botellas con materiales orgánicos

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Todarus es un ejemplo más de que una nueva economía se abre camino en el mundo. Esta startup, con apenas un año de funcionamiento, no solo investiga, fabrica y vende cepillos de dientes, pajitas y botellas de bioplásticos (un material biodegradable), sino que con sus productos y proyectos está contribuyendo a cuidar del planeta. Negocio y responsabilidad social se dan la mano en esta empresa, como explica su fundador Fernando Cervigón: «Somos una empresa sostenible», afirma. «Todo el beneficio que se obtiene, después de pagar salarios, gastos... se destina a proyectos sociales y medioambientales de una ONG que hemos fundado: Trees4Humanity».

Cepillo de dientes biodegradable
Cepillo de dientes biodegradable

La startup investiga nuevos materiales alternativos al plástico en colaboración con un laboratorio estadounidense. Estos bioplásticos son biodegradables y se obtienen a partir de materiales orgánicos como el lino o la cáscara de café. «De esta forma contribuimos a reducir el consumo y la fabricación de plásticos en productos muy rutinarios en la vida y además aportamos un material biodegradable. Nuestro cepillo de dientes se puede enterrar en el jardín de casa y se desintegra con el paso de los meses», dice Cervigón.

A través de su web (todarus.org) se adquieren los productos. Se trata de una compra anticipada con un modelo de microfinanciación: se compra y reserva el artículo antes de que esté fabricado. De esta forma las compras cotidianas sirven también para financiar los proyectos de la ONG. En el momento de hacer el pago, el consumidor puede elegir entre plantar un árbol o reciclar un kilo de plástico del mar.

Los beneficios de Todarus financian proyectos de Trees4Humanity. Con la plantación de arboles (ya llevan 8.182) están regenerando zonas quemadas de Galicia, y en Borneo repueblan lugares para crear una reserva de orangutanes. Para acabar con el problema de los plásticos van a poner en marcha otro plan en Indonesia donde involucrarán a la población local para recoger plásticos y tener un trabajo digno. Después el plástico se tratará en una planta de procesado, financiada por Todarus. El objetivo: «Venderán productos de plástico reciclado y podrán financiar su actividad de forma autónoma», cuenta Cervigón.

Todarus para el futuro tiene un reto: importar su tecnología a Europa y fabricar los productos aquí. Quiere también empezar a fabricar bastoncillos y bolsas biodegradables.