LRMaral plantea una solución integral a la revolución pendiente en el área jurídica de las compañías
LRMaral plantea una solución integral a la revolución pendiente en el área jurídica de las compañías - ABC

Una solución integral para la revolución legal pendiente

LRMaral integra toda la parte legal de las relaciones entre las empresas y sus clientes de forma digital: desde la petición de oferta hasta la gestión de explotación de los contratos, protección de datos y seguridad de la información

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La transformación digital avanza implacable por cada rincón de las empresas, pero ha encontrado un previsible reducto de resistencia casi numantina: el área legal. En realidad, se trata de un efecto secundario de un mal hondamente arraigado en las compañías españolas: la desconexión entre el área jurídica de las organizaciones y la dinámica del negocio. «Las operaciones, incluso la parte financiera, van por un lado y los procesos legales por otro, y solo se recurre a ellos cuando ya existe un problema sobrevenido», asegura Ángel García-Madrid Velázquez, socio director y CEO de LRMaral. Esta novedosa empresa plantea una solución integral a la revolución pendiente en el área jurídica de las compañías, con un enfoque similar al CRM (el modelo de gestión centralizada de las interacciones con los clientes). «Lo llamamos LRM (Legal Relationship Maral) e integra toda la parte legal de las relaciones entre las empresas y sus clientes de forma digital: desde la petición de oferta hasta la gestión de explotación de los contratos, protección de datos y seguridad de la información, así como todas las necesidades legales ligadas a la gestión de la propia sociedad», explica García-Madrid.

En definitiva, una digitalización que incorpora el área legal al diseño global de las estrategias empresariales y también «permite elaborar verdaderos modelos de anticipación del riesgo y procesos de respuesta ante cualquier incidente», asegura el CEO de LRMaral. Un aspecto esencial en un momento en que la regulación se multiplica y se enmaraña y en el que las crecientes exigencias vinculadas al compliance pueden comprometer la viabilidad de las compañías (las multas penales a las empresas ya suman cerca de 2.400 millones de euros en España), pero también convertirse en un factor de ventaja competitiva y de valor reputacional. Con la tecnología como bandera (blockchain, smart conttacts, big data...), este modelo adopta las normativas de referencia en sistema de prevención de delitos (UNE 19601) y antisoborno (ISO 37001) para sortear un campo de minas legales cada vez más poblado.

Nacido hace un año como una suerte de «spin off» del despacho de abogados Maral, «en este proyecto estamos embarcados varios exdirectivos que hemos tenido que lidiar con proceso de reestructuración y de transformación en los que nos costó muchísimo poner en orden toda la información legal para poder tomar decisiones». Soluciones desde el conocimiento para alumbrar relaciones de transparencia que derriben la última trinchera tecnológica de las empresas.